Las mejores fotografías de viajes

La 24 edición del prestigioso concurso anual de fotografía, de la revista National Geographic Traveler, tuvo lugar el pasado mes de agosto con la comunicación oficial de los galardonados 2012. El jurado tuvo que decidir entre más de 12.000 imágenes de 6.615 fotógrafos-viajeros de 152 países de todo el mundo. Los expertos valoraron la calidad fotográfica de los trabajos presentados, así como su creatividad.

Entre las fotografías que han optado a algún premio hay imágenes tan espectaculares como el gran árbol de arce japonés del Jardín Japonés de Portland, la de un surfista sumergido tomando una ola en un arrecife de las islas Fidji, o la de una aurora boreal en Noruega.

Entre los premios meritorios, cabe destacar la fotografía de Ken Thorne “Perdidos en el tiempo”. La imagen refleja un antiguo bosque de baobabs, algunos con más de mil años de antigüedad. Es un lugar espiritual, sagrado para el pueblo malgache, casi mágico, cerca de la ciudad de Morondava, en la costa oeste de Madagascar. La figura de un niño provista de una alfombra que cubre su cuerpo y una figura desdibujada a lo lejos, aparecen  entre estos gigantes sagrados, talmente como perdidos en el tiempo.

La fotografía ganadora, “Mariposa” del fotógrafo Cedric Houin, fue tirada en  las remotas tierras Kirguises de Afganistán.  La imagen refleja el interior de la yurta de una família nómada. El contenido de la foto es impactante porque el fotógrafo muestra en esta imagen (donde predomina el color rojo) formas ancestrales de vida, con toques de modernidad.

Por cierto, la ganadora será incluida en la edición de diciembre 2012/ enero 2013 de la revista National Geographic Traveler.

Anuncios

Toronto Trending

A veces, un proyecto es la antesala de una iniciativa mucho mayor; quiero decir que sorprende más por lo que antecede que por lo que enseña realmente. Turismo de Toronto ha creado una aplicación muy estética, que permite seguir los tweets relacionados con la vida de Toronto, Toronto is Trending. Nos gusta la imagen de los bocadillos que vinculan un tweet con una persona que atraviesa una calle de la ciudad. Y nos gusta sobre todo la aplicación city view, que permite ubicar en un mapa la actividad recreativa de la ciudad…

Seguramente, las webs turísticas del futuro se van a parecer mucho a esta propuesta de Toronto.

La conversación entre turistas

Hasta hace muy poco, twitter era una herramienta de comunicación entre turistas y prescriptores. De hecho, la página twisitorcenter es un registro de la identidad digital de las oficinas de turismo de todo el mundo. El turista sigue a este perfil, le puede preguntar cuestiones sobre la ciudad, ampliar información, seguir la conversación…

Pero lo que vemos en Toronto es algo mucho más innovador. En este caso, seguimos la conversación entre “usuarios” de la ciudad. ¿Se imaginan un hashtag que vincule a los turistas que están visitando (o piensan visitar o han visitado) un destino?. Turistas que comparten just in time sus impresiones sobre un museo, un restaurante o el servicio de un hotel. La conversación entre turistas, pre-turistas y post-turistas será el ágora de la imagen turística de un destino.

Folksonomía turística

La relevancia en twitter es muy espontánea, de manera que los trending topics (TT), es decir las cuestiones de actualidad, oscilan de líderes internacionales, problemas geopolíticos o catástrofes naturales a grupos de música emergentes, personajes del día o programas de televisión. Desde hace tiempo, podemos seguir los TT “locales”, es decir, los temas de actualidad en un determinado ámbito geográfico.

La idea de Toronto trending es que los usuarios construyen su propia nube de etiquetas, como una folksonomía. ¿Se imaginan la potencia de esta idea en un destino?. Piensen en que de forma constante los turistas aportan tags que crean las cuestiones relevantes a cada momento, un evento, un monumento, un artista callejero, el colorido de un mercado o la suciedad de las calles o la inseguridad de un barrio.

Geoinformación

La información asociada a un par de coordenadas está revolucionando la forma como estructuramos la información turística. Ahora, un criterio de organización de la información es dónde se encuentran los elementos y, por lo tanto, cuan cerca o lejos están de mi posición. Tengo hambre, son las 14 horas y me gustaría un italiano. Que el restaurante se halle a pocos minutos de mi posición es un factor de decisión más. Y una buena forma de presentar los resultados de la búsqueda (query).

Pero ahora imaginemos que podemos cartografiar la actividad de los turistas, tanto la efectiva (he comido aquí) como la potencial (he reservado en este restaurante). Si disponemos de esta información, la cartografía de las decisiones de los turistas on line puede ser un criterio de decisión esencial. Se trataría de la suma de un prescriptor social (como tripadvisor) y una base cartográfica (como google maps), que es lo que podemos ver en el CityView del TorontoTrending. ¿Se imaginan la potencia de una aplicación que permite ver en el mapa los nodos más visitados, mejor valorados, más fotografiados o recomendados de las últimas tres horas?.

No es la mejor página del mundo, pero es posible que el Toronto Trending sea el boceto de las páginas turísticas del futuro. Geoinformadas, sociales y basadas en la folksonomía de los turistas. Los cambios ya están aquí. Y nos gustan.

Turismo sonoro

Sabemos desde Urry que el turismo es sobre todo una experiencia visual. Los turistas son voyeurs porque la experiencia turística está organizada en torno el valor de las miradas. Pero en realidad los turistas también huelen, también degustan, también sienten y, por supuesto, oyen. El recuerdo más persistente de mi estancia en Hammamet es el olor del jazmín y Montreal me evoca frío.

Si las sensaciones de un destino se crea a partir de los sentidos, ¿por qué no integrar el tacto, el olfato, el oído o el gusto en la “imagen” turística?. Algo así han pensado en escoitar, un colectivo que atesora el patrimonio sonoro de Galicia. Gracias a ellos, hemos conocido iniciativas interesantes como el mapa de sonidos de Gran Bretaña o GeoSound.  Pero seguramente el mejor ejemplo de las posibilidades de un mapa sonoro sea escoitar, una cartografía de sonidos de Galicia que permite viajar con los ojos cerrados. El Cantábrico, las gaviotas, las campanas, el sonido de un telar o un riachuelo que juraría que ha mojado el suelo del despacho.

Un nuevo turismo

Turismo postmoderno, turismo postfordista, turismo líquido, turismo 2.0… Hay muchas formas de denominar los cambios del turismo contemporáneo. Y no es fácil definir qué es nuevo en el nuevo turismo cuando estamos en medio del proceso de mutación. Les propongo que intentemos acotar la naturaleza del cambio. Pero antes, hagamos una pausa para la publicidad. Es más, ¿y si la publicidad nos ayudase a entender un poco mejor hacia dónde va el turismo?. Volvemos en unos minutos…

Aún hoy los destinos, los productos, los mensajes, las ofertas e incluso los logos turísticos son casi iguales. La oferta se esfuerza por ofrecer clones cuando en realidad los turistas desean “su” destino, “su empresa, “su” producto. Lo que manifiesta su indudable vocación de singularidad, lo que apuesta por la personalización, por la adaptación a cada tipo de turista, a cada necesidad concreta en intransferible tiene muchas más posibilidades de subsistencia que la repetición cansina de modelos. La creatividad es el átomo del turismo que viene.

Los turistas han aprendido que el turismo no es inocuo. Cuando viajamos consumimos más agua de la que precisamos, generamos más residuos, el transporte genera emisiones… Y es más, los grandes resorts pulverizan el paisaje, el turismo puede alterar las reglas sociales locales y tiene efectos secundarios terribles para las comunidades receptoras. La diferencia hoy es que el turista ha asumido su condición de turista. Y quiere, casi exige, modelos turísticos que minimicen el impacto. ¿Turismo responsable?, ¿sostenible?, ¿lento?… No es una cuestión de etiquetas, sino de compromisos.

Cuando un anuncio asegura que el detergente lava más blanco, o que el ambientador huele mejor que ningún otro o que no hay en el mundo destino como ese destino, el espectador sabe que quien lo dice es el propietario del detergente, del ambientador o del destino. ¿Qué vas a decir tú?, piensan. Promocionar un destino con la vieja lógica de la publicidad (y las ferias y los anuncios en la prensa) es casi inútil. La era de las redes sociales se basa en un principio mucho más simple: la conversación. Algo así como “te lo digo a ti y te lo digo de corazón”. Lo de la red, twitter, o el turismo 2.0 viene después.

El turismo es la creación de fragmentos efímeros de felicidad. Instantes que valen la pena ser vividos. No hay mejor estrategia turística que marcar distancias respecto lo cotidiano. Dibujar nítidamente el valor del instante (que no del espacio), una emoción volátil, que dura un momento pero que merece perdurar en la memoria. El turismo es trascedente porque se dirige a los coleccionistas de momentos perdurables, aquellos que saben que la felicidad es discontinua y muy frágil. Si el turismo no es capaz de apelar a ese elemento esencial, que es el valor de un aquí y un ahora, entonces no tiene sentido.

Sin duda los espacios banales han perdido fuelle y las agencias apenas venden billetes a los “no lugares”; de hecho, las agencias apenas venden billetes. De todas formas, no es fácil saber cuál es la alternativa a los espacios y los productos artificiales del pasado. Es cierto que los turistas contemporáneos van a la caza de lo auténtico, pero el concepto de autenticidad ha entrado en crisis en la sociedad líquida. ¿Dónde están los límites entre la identidad y el pesebrismo, entre el simulacro y el artificio real?. Puede que los turistas huyan despavoridos de los no lugares, pero no está muy claro hacia dónde acuden. Debemos recomponer la idea de lo auténtico.

Tipografías turísticas

La competición entre las marcas turísticas ha adquirido ya la forma de un combate de sumo. Y, como es lógico, la forma gráfica de las marcas ha tomado una importancia inusitada. Los destinos buscan imágenes memorables, que puedan perdurar en la memoria, ya que el alud de estímulos turísticos es tan fuerte que sólo unas pocas marcas logran captar la atención.

Como saben, uno de los elementos gráficos más importantes de una marca es el logotipo, que con frecuencia se confunde con el isotipo. El logotipo es la representación tipográfica del nombre de la marca, mientras que el isotipo es el signo gráfico que representa la marca. Tal vez, el logotipo turístico más universal sea el de Nueva York, el mítico I Love NY, creado en 1977. Además de la capacidad de síntesis, la propuesta destaca por ese impactante corazón rojo tantas veces imitado. Sin embargo, la tipografía del logotipo es estándard, la American TypeWriter.

En la historia de las tipografías turísticas, tiene un papel muy destacado el diseño Miró de España, creado en 1983. Las letras capitales, escritas a mano, casi temblorosas y coloreadas de forma infantil lograron crear una referencia tipográfica única, que se integraba perfectamente con el sol también mironiano. Creo que la última campaña de la marca España (I need Spain) distorsiona la línea tipográfica original y crea dos modelos en conflicto.

En los últimos años, la batalla de las formas gráficas ha sido constante. Tal vez una de las apuestas más originales sea la gallega, que acompaña a la campaña “Guárdame el secreto”. El trazado sinuoso de las letras de Galicia está inspirado en las Cántigas de Alfonso X y mantiene un equilibrio estable entre tradición y modernidad.

En los últimos días, ha aparecido una propuesta muy contudente de Perú, una verdadera obra maestra tipográfica. La propuesta ha sido diseñada por el equipo de futurebrand, los responsables del fantástico logotipo de Australia, y ha sido presentado en sociedad esta semana. El elemento más representativo es la rotunda P en espiral, aunque las letras casi manuales también le otorgan mucha personalidad. El logotipo no sólo será la puerta de la promoción turística, sino que ha sido concebido como una marca global: productos agrícolas, atracción de inversiones, manufacturas (“Hecho en Perú)…

El turismo que viene es turismo cooperativo y también en competencia. Competencia de mercados, de productos, de precios, de segmentos o de marcas. Y, en cierta manera también, competencia de logotipos y de tipografías.

Press trip 2.0

blogger

Los viajes de prensa, los press trip, han sido una de las estrategias básicas de la comunicación turística de un destino. Lo mejor es que hablen de ti, aunque sea bien. Los viajes de prensa tienen la virtud de vencer el escepticismo de la publicidad. Los reportajes, las noticias, las críticas o los breves en una revista o en un periódico pueden generar más audiencia que la intromisión televisiva más repetitiva. Por eso, no hay gestor de destinos que no tenga un equipo dedicado a la gestión de la prensa.

La Costa Brava ha iniciado en los últimos años una política de comunicación radicalmente nueva. Se inició con una apuesta 2.0 que comentamos en otra ocasión. Más tarde, apostó por un blog colaborativo sobre la actualidad turística de la Costa Brava, que ha marcado escuela. Y en los últimos días ha dado a conocer su nueva apuesta: un press trip 2.0. Durante una semana, 16 bloggers de todo el mundo de reconocido prestigio visitarán la Costa Brava y participarán en experiencias inéditas: pasear en globo, visitar el Museo Dalí por la noche, llegar hasta el Cap de Creus…

Es fácil intuir las ventajas de esta iniciativa. Un par de posts en estos blogs tienen mucha más audiencia que una campaña de publicidad tradicional. Pero además, los bloggers reputados basan su prestigio en la veracidad de la información, de manera que las opiniones y apreciaciones de su estancia tendrán mucha más receptividad en el público que las sonrisas forzadas de los anuncios. Se consigue además situar la Costa Brava en una posición privilegiada en los buscadores generales de turismo.

Por supuesto, existe un riesgo. Si el hotel no ha sido apacible, si el camino está lleno de carteles turísticos abandonados, si la comida está fría o el servicio no domina idiomas, o simplemente si al blogger no le gusta Dalí, nada va a impedir que conste en acta. Tal vez ése sea el camino de la comunicación turística del futuro: la conversación, la reputación, la veracidad, la crítica y la capacidad de innovación, como ha demostrado el Patronato de la Costa Brava.

Por cierto, los bloggers de clan-destinos estamos abiertos a iniciativas similares.

 

Tópicos

Una de las aplicaciones turísticas de itunes es What country, una guía turística de países por un dólar. La aplicación define a Italia como “pizza, mafia, pasta y scooters” y la ministra de cultura del país transalpino ha mostrado su más enérgica protesta. No es para menos. De todas formas, muchos otros países tienen argumentos para criticar la aplicación, como los alemanes que son resumidos como “cerveza, orden y autopistas”. Con el debate de itunes como telón de fondo, hemos recordado un post sobre la visión que tienen de España los suecos:

Cuando se nombra a España lo que se asocia a ella son corridas de toros, flamenco, sangría… pero cuando te trasladas a la península acabas comprobando que casi nadie visita una plaza y mucho menos un tablao por lo que los supuestos valores identitarios y culturales del país en realidad no lo son. No existen. El alma que te han vendido del país no está

A menudo, el turismo parece una compra venta de tópicos, cuatro o cinco imágenes que asociamos de forma espontánea a un lugar. ¿Cómo se construyen?. Y aun mejor, ¿cómo se combaten?. ¿Quién decide las imágenes que asociamos a un destino?.

  • En primer lugar, sin imágenes no hay turismo. Hay algo peor que resuman un destino complejo y dinámico en cuatro tópicos: Que el destino carezca de imagen. Todos tenemos una imagen de París, de China o de California. Y probablemente carecemos de una imagen consensuada de Ciudad Real o de Guadalajara. Por eso, apenas tienen turistas.
  • En segundo lugar, los tópicos no sólo explican la elección de un destino, sino que condicionan el comportamiento de los visitantes y su grado de satisfacción. Si la imagen percibida se aleja demasiado de la imagen inicial, aumentará nuestra decepción, como recoge el post que hemos citado.
  • La imagen se hace más compleja a medida que reducimos la distancia. Nos es más difícil simplificar Francia que Australia. Pero también las imágenes se matizan y complementan con la frecuencia turística: Hay un abismo entre los turistas que visitan un destino por primera vez y los que repiten.

En los últimos días, el Gobierno catalán ha presentado su catálogo de iconos, algo así como el listado de tópicos realizados desde el propio origen. El primer problema es la extensión del catálogo: Es tan difícil resumir un destino, que el número de iconos alcanza los 116, demasiados para la débil memoria de los turistas, que no pasarán del tercero o el cuarto. El segundo problema es la controversia del resultado, ya que los excluidos se sienten rechazados. Serían impagables las grabaciones de las discusiones del equipo de trabajo que ha acotado los iconos, formado por miembros del Institut d’Estudis Catalans, FAD y el MNAC.