Las mejores fotografías de viajes

La 24 edición del prestigioso concurso anual de fotografía, de la revista National Geographic Traveler, tuvo lugar el pasado mes de agosto con la comunicación oficial de los galardonados 2012. El jurado tuvo que decidir entre más de 12.000 imágenes de 6.615 fotógrafos-viajeros de 152 países de todo el mundo. Los expertos valoraron la calidad fotográfica de los trabajos presentados, así como su creatividad.

Entre las fotografías que han optado a algún premio hay imágenes tan espectaculares como el gran árbol de arce japonés del Jardín Japonés de Portland, la de un surfista sumergido tomando una ola en un arrecife de las islas Fidji, o la de una aurora boreal en Noruega.

Entre los premios meritorios, cabe destacar la fotografía de Ken Thorne “Perdidos en el tiempo”. La imagen refleja un antiguo bosque de baobabs, algunos con más de mil años de antigüedad. Es un lugar espiritual, sagrado para el pueblo malgache, casi mágico, cerca de la ciudad de Morondava, en la costa oeste de Madagascar. La figura de un niño provista de una alfombra que cubre su cuerpo y una figura desdibujada a lo lejos, aparecen  entre estos gigantes sagrados, talmente como perdidos en el tiempo.

La fotografía ganadora, “Mariposa” del fotógrafo Cedric Houin, fue tirada en  las remotas tierras Kirguises de Afganistán.  La imagen refleja el interior de la yurta de una família nómada. El contenido de la foto es impactante porque el fotógrafo muestra en esta imagen (donde predomina el color rojo) formas ancestrales de vida, con toques de modernidad.

Por cierto, la ganadora será incluida en la edición de diciembre 2012/ enero 2013 de la revista National Geographic Traveler.

Anuncios

Juegos turísticos

El mundo del turismo ha llegado también a los juegos de entretenimiento. Los fabricantes de juegos están apostando por nuevos productos donde el turismo es la temática principal. Cada vez más, es posible jugar a ser viajeros, a descubrir nuevos países y tierras lejanas, a gestionar una empresa turística o recorrer una ciudad con el típico bus turístico.

 Para que puedan ir jugando aquí van algunas propuestas:

 El ski resort Mogul es un juego en el que el jugador es el administrador de un complejo vacacional de esquí, para turistas de invierno. El administrador debe construir cabañas y otras viviendas para hospedar a los visitantes.

Gestionar un hotel en Escocia, Egipto, Mónaco o en la fría Rusia es posible con el juego Jane Hotel Mania. El hotel recibe en su amplio y fastuoso hall a variedad de clientes que esperan ser bien atendidos. El jugador tendrá que ser el anfitrión-hotelero perfecto, ofreciendo el mejor servicio sin demoras para ganar la aceptación de los turistas.

El programa de la Cuatro “Callejeros Viajeros” tiene también su propio juego. Se trata de un juego de recorrido cuyo objetivo es ser el primer reportero en conseguir todas las ciudades de tu tarjeta de ruta. 
Cada jugador (o reportero) viaja de una ciudad a otra tirando el dado, recorriendo el tablero (donde hay casillas sorpresa) y contestando todas las preguntas necesarias para conseguir la ficha de la ciudad.
 Por cierto, algunas preguntas tienen un cierto grado de dificultad. Ahora, también es posible descargar la versión App para Iphone, Ipad y Ipod touch.

Con el Londres bus 2 tendrás que conducir un típico autobús rojo de turistas por las calles de Londres y estacionar en los sitios indicados. Por cierto, no choques pues pierdes vidas además de quedarte sin trabajo.

The Travel Cooler es una de las mejores opciones para testar tus conocimientos sobre el mundo y, como no, para aprender. El jugador debe señalar en un mapamundi los muchos lugares que se le preguntan (países, capitales, lugares de interés turístico), tan rápido como sea posible. Sin duda, uno de nuestros preferidos.

¡A jugar!

Trabajar como turista

 

¿Quién contrataría a unos turistas? Pues en éste caso, alguien interesado en promocionar la calidad de sus establecimientos… La oferta no se esconde: se trata de una ingeniosa (y económica) campaña de publicidad. No es un blogtrip, ni ninguna otra cosa. El modus operandi es aparentemente muy sencillo: contrato a unos turistas para que visiten mis establecimientos, y lo vayan difundiendo todo por las redes; pongo a su disposición un cochazo, Tablet y móvil de última generación, y a correr. El viaje durará 3 semanas (termina el 13 de noviembre), y sus jóvenes protagonistas, Alba Danés y Laura Saula,  tienen todos los gastos pagados y además un sueldo de 1.000 euros… Eso si, el BMW lo tienen que devolver…

La oferta de trabajo se publicó en Infojobs y Linkedin, y como era de esperar, tuvo una gran acojida, con más de 2.000 solicitudes. Decía algo así: “El objetivo es realizar un cuaderno de bitácora, explicativo de todos los lugares y diario, a través de todas las redes sociales sobre el viaje y los establecimientos certificados distinguidos”. Igualmente, su página en facebook está siendo bastante concurrida.

También es cierto que no es nada nuevo. El Departamento de Turismo del estado australiano de Queensland lanzó una campaña similar en forma de concurso, cuyo ganador consiguió un contrato de trabajo remunerado con un sueldo de 100.000 dólares por vivir como turista en una isla tropical durante seis meses. La campaña publicitaria formaba parte de una estrategia de marketing para paliar la caída de visitantes extranjeros a Australia, al mismo tiempo que promocionar la isla de Hamilton, la Gran Barrera de Coral y las playas tropicales de Queensland.

Viajes con hombrelobo

Se trata de es uno de los videoblog de viajes con más seguidores de España. No es de extrañar que reciba al mes más de 150.000 visitas.

Su autor cansado de tanto viajar por temas laborales y, sobretodo, de sentirse solo en aeropuertos y hoteles de todo el mundo, decidió un día empezar a hacer cortas grabaciones de sus estancias (casi a modo de terapia). A veces se trata de una conocida calle de una gran ciudad, otras de una habitación de hotel, un mercado, una cafetería, un renombrado monumento, un museo, etc.

El blog contiene más de 800 vídeos de más de 30 países. Cada vídeo se estructura en tres viñetas de unos 3 minutos de duración en total. La primera viñeta pone al lector en situación. La segunda es el desarrollo y la tercera es una anticipo de lo que va a pasar.

A pesar de que los diferentes videopost tienen un interés iregular (algunos post son muy interesantes a nivel turístico, sin embargo otros tienen un carácter más voyeur), hombrelobo se ha convertido en un negocio turístico.

Viajes para peluches

Nos ha sorprendido una excéntrica noticia que ha aparecido recientemente en distintos medios de comunicación y que queremos compartir en la clandestinidad de nuestro blog: Una agencia de Barcelona organiza viajes para peluches. Sí, sí, tal como suena.

Desde finales de noviembre Barcelona Toy Travel, una agencia de viajes de nueva creación, realiza tours turísticos por la capital condal con peluches que proceden de países y continentes muy diversos. Inspirados en el gnomo de la película de Amèlie que aparecía fotografiado en distintos lugares del mundo, los peluches que viajan con esta agencia son también retratados en los hitos más turísticos de Barcelona.

El propietario del peluche manda su mascota, vía correo, a la agencia de viajes previo pago de alguno de los sugerentes tours. Los propietarios de la agencia se encargan, a partir de ese momento, de la atención del peluche y de que ese sea fotografiado por los distintos atractivos locales. Al final de su estancia el peluche es devuelto a sus propietarios, junto con un CD con múltiples fotografías que atestiguan su paso por la ciudad.

Se ofrecen tres tipos de productos diferentes:

(1) El low cost (a partir de 50€). El peluche disfruta de una estancia de 6 días y sus respectivas noches, con visitas por los más bellos rincones del centro histórico.
(2) El explorer (a partir de 70€). En este caso la estancia será de 7 días e incluye, además de las visitas por el centro de la ciudad, un placentero día de diversión en en el parque de atracciones del Tibidabo y su montaña.
(3) El pro-travel (a partir de 110€). Es el producto más completo. Se añaden a las actividades anteriores, estancias en la playa, quedada para conocer a otros peluches, e incluso protagonizar un calendario con imágenes de la estancia en la ciudad.

La iniciativa, que  está siendo un éxito en Japón y China, se llevará a cabo también en otras ciudades del mundo. Incluso la guía Lonely Planet ya se ha hecho eco de su existencia.

Tour-tronautas

Los autores de clan-destinos hemos asistido un tanto excitados al lento proceso de conquista del Universo por parte del turismo. Técnicamente, el primer tour-tronauta fue Armstrong, cuando llegó a pisar la Luna… si bien no pernoctó… 😉 Otros dirán que fue el multimillonario americano Denis Tito, quien en el año 2001,  pagó el primer viaje de un no-astronauta, y se montó en un Soyuz ruso a golpe de talonario, al más puro estilo Abramovich.

Nadie duda ya que en un futuro muy cercano habrá los primeros viajes al espacio, como el que va a Cancún o Tenerife. ¿Como seran esos viajes? Evidentemente, aún no se sabe, pero lo más probable es que muy pronto se produzcan los primeros viajes para disfrutar de las instalaciones en una nave orbitando alrededor de l Tierra, con un balcón privilegiado literalmente sobre el mundo. Evidentemente, habrá que esperar un poco más hasta llegar a punto de poder viajar a otros planetas.

Recientemente la compañía Virgin Galactic ha anunciado que para el año 2012 tiene previsto iniciar vuelos hacia el espacio. Su proyecto inicial consiste en la construcción de Spaceport, el primer aeropuerto espacial privado del mundo. Por cierto, el edificio costará 140 millones de Euros, y llevará la firma de Norman Foster. El producto de Virgin Galactic consistirá en ofrecer vuelos orbitales de unos 5 minutos de duración con un precio entorno a los 150.000 Euros, y lo crean o no, ya hay una larga lista de espera de clientes que ya han pagado…

Más allá de las anécdotas, podemos esperar aplicaciones prácticas de la generalización de los vuelos espaciales. Por ejemplo, la tecnología desarrollada también puede servir para ofertar vuelos supersónicos entre puntos más o menos alejados del planeta como California y Tokyo en menos de una hora.

En low-cost (III)

Ya hemos dedicado un par de posts a hablar sobre el fenómeno tema low-cost (concretamente éste y éste). Retomamos el tema a raíz de la sanción recibida por parte de un buen número de compañías low-cost que operan en el aeropuerto de Barcelona, acusadas de prácticas injustas. Resulta que, supuestamente (obremos con cautela), algunas compañías han abusado de sus clientes en cuestiones como inclusión de cláusulas indebidas, cobros indebidos, cobrar por el equipaje e incluso por pagar con tarjeta de crédito.

Ya se ha dicho, lo que éstas compañías tienen en común es que son low-cost… Al fin y al cabo, se trata de ahorrar en el personal de tierra, ahorrar en el tiempo, ahorrar en las comisiones… ahorrar en todo. Todo ello, claro está, para seguir siendo low-cost. Nadie se puede sentir engañad@ cuando compra un billete de una compañía llamada ídem, pero a la vez, parece que el sentido común nos dice que algo no va del todo bien cuando presenciamos algunos espectáculos de clientes más o menos enfurismado por no haber sido informado debidamente, por tener que abrir las maletas para quitar equipaje, etc…

Entonces, ¿hasta cuando se puede tensar la cuerda del ahorro a costa de todo? ¿Llegará un momento en que el cliente se revelará? Como ya se ha dicho repetidamente, el contexto actual de crisis ha hecho augmentar y mucho a estas empresas. Una cifra: las empresas han reducido casi en un 50% su presupuesto de viajes. Pero desgraciadamente las low-cost no parecen haber aprendido que existen límites para el concepto de producto. La mayoría de definiciones de producto incluyen alguna referencia a satisfacer las necesidades del cliente. Lo que nos preguntamos es: ¿las low-cost están satisfaciendo las necesidades de sus clientes? Está claro que satisfacen la necesidad de transporte, pero no siempre la de transporte cómodamente.

En definitiva,  en todo esto del viajar, no todo lo que reluce es oro…