Las mejores fotografías de viajes

La 24 edición del prestigioso concurso anual de fotografía, de la revista National Geographic Traveler, tuvo lugar el pasado mes de agosto con la comunicación oficial de los galardonados 2012. El jurado tuvo que decidir entre más de 12.000 imágenes de 6.615 fotógrafos-viajeros de 152 países de todo el mundo. Los expertos valoraron la calidad fotográfica de los trabajos presentados, así como su creatividad.

Entre las fotografías que han optado a algún premio hay imágenes tan espectaculares como el gran árbol de arce japonés del Jardín Japonés de Portland, la de un surfista sumergido tomando una ola en un arrecife de las islas Fidji, o la de una aurora boreal en Noruega.

Entre los premios meritorios, cabe destacar la fotografía de Ken Thorne “Perdidos en el tiempo”. La imagen refleja un antiguo bosque de baobabs, algunos con más de mil años de antigüedad. Es un lugar espiritual, sagrado para el pueblo malgache, casi mágico, cerca de la ciudad de Morondava, en la costa oeste de Madagascar. La figura de un niño provista de una alfombra que cubre su cuerpo y una figura desdibujada a lo lejos, aparecen  entre estos gigantes sagrados, talmente como perdidos en el tiempo.

La fotografía ganadora, “Mariposa” del fotógrafo Cedric Houin, fue tirada en  las remotas tierras Kirguises de Afganistán.  La imagen refleja el interior de la yurta de una família nómada. El contenido de la foto es impactante porque el fotógrafo muestra en esta imagen (donde predomina el color rojo) formas ancestrales de vida, con toques de modernidad.

Por cierto, la ganadora será incluida en la edición de diciembre 2012/ enero 2013 de la revista National Geographic Traveler.

Anuncios

Los souvenirs de Martin Parr

Si existe el fotógrafo del turismo por excelencia, éste es sin duda alguna el controvertido Martin Parr. Su particular mirada, a menudo  icónica, sobre el turismo y su interés por el coleccionismo de souvenirs son y han sido claves en la obra de este magnífico fotógrafo británico.

El Centro de Cultura Contemporanea de Barcelona (CCCB) presenta las fotografías de Parr en el marco turístico, en una exposición titulada “SOUVENIR. Martin Parr, fotografía y coleccionismo” que puede visitarse hasta el 21 de octubre. La exposición, comisariada por Juan Pablo Wert, contiene parte de la obra fotográfica de Parr, como la serie Small World sobre la experiencia turística o el trabajo fotográfico sobre Barcelona y el turismo (encargo específico para la muestra), y objetos de su colección como Boring Postcards o objetos – souvenir.

Es evidente que la fotografía condiciona la forma como se viaja y como se mira el espacio turístico (véase el artículo de Donaire y Galí, 2011). En su estudio Barthes compara las fotografías turísticas con las pornográficas porque ofrecen una interpretación elemental de la realidad, a la que denomina unaria. La fotografía es unaria cuando transforma grandilocuentemente la «realidad», sin desdoblarla, sin distorsionarla. También, Susan Sontag en su obra On Photography es especialmente crítica con la fotografía turística pues  crea una realidad fragmentada, paisajes sin significados, sin contexto y dota de relevancia todo lo que registra. El mismo Parr, conversando con la prensa, apuntaba “cuando se está obsesionado por fotografiarlo todo acabas no disfrutando de la experiencia”. Adoptando parcialmente este tono crítico, lo cierto es que la fotografía turística es seguramente uno de los mejores exponentes de y uno de los elementos básicos de la experiencia turística. No en vano, es significativo que la fotografía naciese casi al mismo tiempo que el turismo.

La exposición reúne, además de la colección de Martin Parr, la del interiorista Juanjo Fuentes, que incluye una colección de objetos fetiches y banales de difícil definición, y una selección de obras de memorables artistas como Joan Brossa o el propio Parr.

Entre algunas de las actividades programadas está el SOUVENIR CROSSING, inspirado en los conocidos book crossing. Se trata de llevar un souvenir que se puede intercambiar por cualquier otro de la colección que va haciendo el público. Por cierto, entrar en la exposición es gratis si se lleva un souvenir.

No es la primera exposición dedicada al souvenir turístico que se hace en Barcelona. En 2009 se presentó, en el DHUB, Efecto Souvenir, una interesante muestra comisariada por Oscar Guayabero sobre estos objetos fetichistas que evocan el viaje realizado y añorado. La muestra del CCCB de Wert coincide con la exposción de Guayabero en que ambas son un extraordinario ejercicio de sociología turística.

Reiventar las oficinas de turismo

No somos muy conscientes del valor estratégico de las oficinas de turismo. Los turistas adaptan su itinerario, deciden el acceso a los servicios o fijan su mirada en unos elementos u otros, de acuerdo a los consejos de las OIT. ¿Somos conscientes del valor de estos espacios de gestión de momentos de la verdad?. Y aun más, ¿se han adaptado las oficinas a los cambios del turismo contemporáneo?.

Si volvemos a situar las oficinas de turismo en el centro de la gestión pública del turismo, tenemos que invertir grandes dosis de innovación y creatividad para rediseñarlas. ¿Y si compartimos las propuestas en #new_oit y evaluamos sus posibilidades?. Estas son nuestras diez sugerencias.

1. Redecore

Imaginen una oficina con la estética de una apple store, uno de esos espacios donde te sientes a gusto. O que adapta una vieja pesquera para convertirla en una oficina con vistas al lago. O que se crea un edificio simbólico inspirado en el Titanic… No es solo una cuestión de grandes inversiones y proyectos integrales: Colores imposibles, juegos de luz, muebles atrevidos o simplemente una disposición diferente de los elementos crea un escenario nuevo. Si el espacio no provoca ningún reacción, perdemos una primera oportunidad para captar la atención del visitante, algo así como “Aquí las cosas no serán como usted se imagina”.

2. Siéntense

Olviden los mostradores que separan a los turistas y a los prescriptores. Reciban a los clientes en una mesa y permitan que se sienten. Es una forma de decirles que vamos a dedicarles tiempo y sobre todo que los vamos a escuchar.

3. Opine

Me declaro contrario a la neutralidad de las OIT. Si no puede recomendar ni un restaurante, ni un hotel, ni un apartamento, ¿para qué me sirve?. De hecho, rompemos la neutralidad cuando recomendamos un museo, proponemos un itinerario o seleccionamos unos monumentos (y, por tanto, obviamos otros). La información nunca es neutra y una OIT neutral es un oxímoron.

4. Adapte

¿En cuántas OIT el precriptor explica una y otra vez la misma narración, como una versión del día de la marmota?. Visite esto, vea aquello, baje hasta aquí y contemple eso. Siempre en el mismo orden. Siempre los mismos adjetivos, las mismas frases hechas, las mismas recomendaciones.
Imaginemos que cada turista es un mundo y que parte de sensibilidades, emociones, experiencias y deseos que son casi únicos. Un buen prescriptor es aquél que sabe ofrecer al visitante aquello que realmente le interesa, que es capaz de declinar la información para que el turista sienta que le hablan a él. Y a su circunstancia, como diría Ortega.

5. Personalice

Les voy a confesar una cosa. Como buen geógrafo, me encantan los mapas, y también los planos, y me resulta insoportable ver como el prescriptor destroza con su Pilot el mapa editado. Lo llena de cruces, de textos ilegibles y de itinerarios que ocultan el nombre de las calles. Mientras el prescriptor llena el plano de garabatos, tengo que reprimir con un sudor frío un grito, algo así como “Basta, por Dios”. Antes, cuando había destrozado el plano, yo le pedía otro “sin manchas”, pero con la edad he ganado en prudencia y me llevo el atentado cartográfico sin rechistar.

Ahora imaginemos que el prescriptor dispone de un mapa virtual en una pantalla. A lo mejor la mesa es un tablet (como el ideum) y podemos ir agregando la información que deseemos (rutas, nodos, restaurantes, lugares de copas…). Cuando acaba, me transfiere la información a mi smartphone y además, si quiero, clic, imprime en alta calidad un plano personalizado. ¿Y si los folletos también fuesen personalizados?.

6. Emocione

No les voy a aburrir con teoría sobre tipos de información turística. Iré al grano: La información emocional tiene un impacto muy superior al de la información racional. Ofrecer datos con la frialdad del prospecto de un medicamento provoca indiferencia, en el mejor de los casos. Transmitir la emoción, hacer sonreír, crear empatía generan reacciones inmediatas. No es lo mismo “Desde este punto verá todo el valle” que “Por la tarde, debajo de alguna de estos gigantescos alcornoques, el cielo del valle se llena de todos los tonos del rojo. Regálense un instante mágico, que no van a olvidar”.

7. Enchufe

Las OIT son esencialmente unplugged, desconectadas de la innovación tecnológica. Una oficina enchufada (plugged) no es la que adopta de forma automática cualquier gadget tecnológico, sin evaluar sus posibles efectos secundarios. Lo es si se aprovecha de la tecnología para innovar en los formatos, en los mensajes, en los canales o en las nuevas necesidades de los turistas.

En Bilbao ya han experimentado las posibilidades de la tecnología turística al servicio a la información y los innovadores gestores de turismo de Tarragona están innovando en este sentido y pronto nos sorprenderán con un proyecto modélico. Para las aplicaciones móviles, creo que la apuesta más creativa y solvente es la de synctur.

8. Mute

¿Cuántas oficinas innovadoras se han quedado obsoletas diez años más tarde?. El sobreesfuerzo del rediseño suele ir acompañado de una extraña tendencia al inmovilismo. “Con lo que nos costó, ni nos planteamos modificarlo”. La actitud de los nuevos diseños debe ser mucho más mutante, mucho más versátil. Cualquier nueva operación debe ser beta permanente, adaptado de forma constante a los cambios sutiles de la demanda.

9. Siga la pista

La información que nos puede proporcionar un visitante es capital. Primero nos dicen qué les interesa y se van. Tendríamos que saber qué les ha parecido y cuál es la distancia entre las expectativas y la experiencia real. Las oficinas tienen que seguir la pista de los visitantes y evaluar el consumo efectivo. Nunca fue más fácil: Un perfil en facebook, un correo, un nick en twitter, un móvil son suficientes para iniciar una gestión post-consumo efectiva.

10. Más allá del turismo

La supervivencia de las OIT pasa por una reconversión de sus funciones. En otro post, analizamos las posibilidades de los nuevos entes turísticos (como London&Partners o A tout France), que no solo atraen visitantes, sino también películas, congresos, ferias, inversiones, másters, estudiantes, residentes o agencias europeas. ¿Cómo reconvertir las OIT en gestores del city márqueting?.

Toronto Trending

A veces, un proyecto es la antesala de una iniciativa mucho mayor; quiero decir que sorprende más por lo que antecede que por lo que enseña realmente. Turismo de Toronto ha creado una aplicación muy estética, que permite seguir los tweets relacionados con la vida de Toronto, Toronto is Trending. Nos gusta la imagen de los bocadillos que vinculan un tweet con una persona que atraviesa una calle de la ciudad. Y nos gusta sobre todo la aplicación city view, que permite ubicar en un mapa la actividad recreativa de la ciudad…

Seguramente, las webs turísticas del futuro se van a parecer mucho a esta propuesta de Toronto.

La conversación entre turistas

Hasta hace muy poco, twitter era una herramienta de comunicación entre turistas y prescriptores. De hecho, la página twisitorcenter es un registro de la identidad digital de las oficinas de turismo de todo el mundo. El turista sigue a este perfil, le puede preguntar cuestiones sobre la ciudad, ampliar información, seguir la conversación…

Pero lo que vemos en Toronto es algo mucho más innovador. En este caso, seguimos la conversación entre “usuarios” de la ciudad. ¿Se imaginan un hashtag que vincule a los turistas que están visitando (o piensan visitar o han visitado) un destino?. Turistas que comparten just in time sus impresiones sobre un museo, un restaurante o el servicio de un hotel. La conversación entre turistas, pre-turistas y post-turistas será el ágora de la imagen turística de un destino.

Folksonomía turística

La relevancia en twitter es muy espontánea, de manera que los trending topics (TT), es decir las cuestiones de actualidad, oscilan de líderes internacionales, problemas geopolíticos o catástrofes naturales a grupos de música emergentes, personajes del día o programas de televisión. Desde hace tiempo, podemos seguir los TT “locales”, es decir, los temas de actualidad en un determinado ámbito geográfico.

La idea de Toronto trending es que los usuarios construyen su propia nube de etiquetas, como una folksonomía. ¿Se imaginan la potencia de esta idea en un destino?. Piensen en que de forma constante los turistas aportan tags que crean las cuestiones relevantes a cada momento, un evento, un monumento, un artista callejero, el colorido de un mercado o la suciedad de las calles o la inseguridad de un barrio.

Geoinformación

La información asociada a un par de coordenadas está revolucionando la forma como estructuramos la información turística. Ahora, un criterio de organización de la información es dónde se encuentran los elementos y, por lo tanto, cuan cerca o lejos están de mi posición. Tengo hambre, son las 14 horas y me gustaría un italiano. Que el restaurante se halle a pocos minutos de mi posición es un factor de decisión más. Y una buena forma de presentar los resultados de la búsqueda (query).

Pero ahora imaginemos que podemos cartografiar la actividad de los turistas, tanto la efectiva (he comido aquí) como la potencial (he reservado en este restaurante). Si disponemos de esta información, la cartografía de las decisiones de los turistas on line puede ser un criterio de decisión esencial. Se trataría de la suma de un prescriptor social (como tripadvisor) y una base cartográfica (como google maps), que es lo que podemos ver en el CityView del TorontoTrending. ¿Se imaginan la potencia de una aplicación que permite ver en el mapa los nodos más visitados, mejor valorados, más fotografiados o recomendados de las últimas tres horas?.

No es la mejor página del mundo, pero es posible que el Toronto Trending sea el boceto de las páginas turísticas del futuro. Geoinformadas, sociales y basadas en la folksonomía de los turistas. Los cambios ya están aquí. Y nos gustan.

Turismo sonoro

Sabemos desde Urry que el turismo es sobre todo una experiencia visual. Los turistas son voyeurs porque la experiencia turística está organizada en torno el valor de las miradas. Pero en realidad los turistas también huelen, también degustan, también sienten y, por supuesto, oyen. El recuerdo más persistente de mi estancia en Hammamet es el olor del jazmín y Montreal me evoca frío.

Si las sensaciones de un destino se crea a partir de los sentidos, ¿por qué no integrar el tacto, el olfato, el oído o el gusto en la “imagen” turística?. Algo así han pensado en escoitar, un colectivo que atesora el patrimonio sonoro de Galicia. Gracias a ellos, hemos conocido iniciativas interesantes como el mapa de sonidos de Gran Bretaña o GeoSound.  Pero seguramente el mejor ejemplo de las posibilidades de un mapa sonoro sea escoitar, una cartografía de sonidos de Galicia que permite viajar con los ojos cerrados. El Cantábrico, las gaviotas, las campanas, el sonido de un telar o un riachuelo que juraría que ha mojado el suelo del despacho.

Libros olvidados en habitaciones de hotel

Hoy, 23 de abril, día oficial de los libros y las rosas, los clan-destinos nos sumaremos a las múltiples celebraciones del día de hoy: Catalunya  festeja por todo lo alto la diada de  Sant Jordi, Buenos Aires celebra ser la Capital Mundial del Libro hasta el próximo 2012, el mundo commemora desde hace quinze años el  Día Internacional del Libro…, y clan-destinos queremos homenajear a todos los libros perdidos, olvidados y abandonados que algun día alguien recuperó.

De hecho, ésta ha sido una de las iniciativas del Gran Hotel Conde Duque de Madrid que, hace ya algunos años, inaguró una “olvidoteca”. Es decir, una biblioteca con los muchos libros que los clientes olvidan en las habitaciones del hotel.

La iniciativa surgió de la directora comercial, cuando ésta almacenó en una de las estanterías del hotel algunos de los libros encontrados en las habitaciones después de la partida de los despistados clientes.  Hoy la “olvidoteca” del Conde Duque alberga más de 250 volúmenes de géneros muy diversos y escritos en múltiples idiomas. Es más, esta original biblioteca  continua creciendo día a día.  De hecho, muchos de los clientes, entusiasmados con la idea, olvidan a propósito algun ejemplar que otro, con el propósito  de seguir aumentando los fondos de esta curiosa biblioteca de turistas.

Clan-destinos rendimos, en este día del libro, nuestro particular homenaje a la iniciativa de este hotel.

Ureña, la villa del libro

Ureña, una pequeña localidad medieval amurallada de la província de Valladolid, se la conoce como la villa del libro. De hecho, se trata de la primera villa del libro de España. Un ambicioso proyecto europeo con el que se pretende dinamizar económicamente, culturalmente y turísticamente pequeñas poblaciones (mayoritariamente rurales) a través de la literatura.  

Con apenas 235 habitantes, la histórica y monumental villa de Ureña cuenta con una interesante vida cultural (museos, salas de expociciones, conciertos…), incrementada en estos últimos años con la recuperación de espacios públicos y privados dedicados a la compra-venda de libros y a la celebración de eventos literarios.

Este ambicioso proyecto se estructura a partir de dos grandes ejes:

Los espacios de la villa del libro. Establecimientos dedicados al comercio de libros (preferentemente descatalogados, antiguos, diferentes, de temáticas muy específicas…) y establecimientos relacionados con el mundo de la literatura (caligrafía, ilustración, encuadernación, grabado, mapas, papel…).

El e-LEA. Un centro para la lectura, la escritura y aplicaciones. Este espacio cuenta con una área expositiva y museística con una colección permanente de utensilios y elementos que explican la historia de la escritura a lo largo de los siglos; un espacio para la celebración de conferencias, coloquios,  encuentros literarios, lecturas  y distintos temas relacionados con el mundo del libro; un jardín e- lea para reuniones de círculos literarios, prestaciones de libros y distintas actividades al aire libre; una biblioteca y mediateca; y también una área de investigación y documentación.

Parece que en un día tan señalado como el día internacional del libro, Ureña bien merece una visita.