Barcelona World III

¿Cuántas veces hemos oído aquello de “La ciudad se ha convertido en un parque temático”?. En un mundo en el que todas las palabras se devalúan y se confunden, temático es un comodín que sirve para describir cosas tan diversas como una rambla llena de turistasuna calle ambientada o una habitación de hotel con un póster de cine. De hecho, el diccionario no reconoce la acepción de tema o temático en el sentido portaventuriano.

¿Qué (caray) es un tema?

Salvador Anton nos recuerda que un tema “es un argumento que da contenido, estructura y dota de significado a todos los elementos de un producto o de un espacio”. Un tema es, por tanto, la espacialización de una fantasía, socialmente construida. Cuando yo transito por un nudo temático, todos los elementos del espacio (los edificios, el mobiliario urbano, la oferta de servicios, los propios trabajadores) colaboran para crear una ficción, de modo que pasear por Far West de Port Aventura sea como pasear por Far West.

Estos espacios temáticos deben tener una apariencia integral similar al código simbólico que lo identifica. Un espacio pirata tematizado debe reproducir los elementos que el imaginario colectivo asigna a los piratas, y los barcos deben llevar la bandera con calavera, aunque los historiadores nieguen la veracidad de este mito. Al mismo tiempo, sin embargo, los espacios temáticos deben hacer explícita su inautenticidad. Hay un juego entre visitantes y gestores, en el que ambas partes asumen el carácter teatral de la experiencia y nadie se escandaliza porque los piratas sean en realidad actores disfrazados con barba de pega. Un espacio temático es un espacio hiperreal, en el que el pastiche, el simulacro, es explícito.

Parques temáticos

Anton ha identificado con paciencia los orígenes de los parques temáticos modernos, a partir de los jardines europeos, las exposiciones universales, los parques de atracciones y el lenguaje del cine. Los años 40, antes de la aparición de Disneyland, nacen los primeros parques ambientados en los cuentos infantiles y Santa Claus. Pero es el recinto dedicado a los personajes de Disney lo que abre las puertas a una nueva categoría espacial: los parques temáticos. El parque crea un mundo alternativo, fragmentado en ámbitos temáticos, que explican un relato a medida que se transita por ellos. Es un como libro, una historia, que es descifrada cuando la recorremos. Y, naturalmente, el parque se organiza a partir de los espectáculos y de las atracciones.

La onda expansiva de los parques ha llegado a todo el planeta. Desde su espacio original, Estados Unidos, los parques han ocupado la costa asiática del Pacífico y, en menor medida, el continente europeo. El Top Ten de los parques (IAAP) está presidido por Disneyworld y Disneyland, con más de 15 millones de visitantes, seguido de Tokyo Disney y Tokyo DisneySea, más Disneyland París y Epcot, también en Disneyworld. Sólo seis parques en el mundo superan los 10 millones de visitantes. En 2011, Port Aventura no se encuentra entre los 25 primeros parques del mundo y en Europa, lo superan los dos Disney de París, Europa Park, Efteling y Tivoli. A pesar del evidente impacto del parque en el modelo turístico de la Costa Dorada, el parque es un buen parque en una constelación de parques europeos.

Espacios temáticos

Mientras los parques ocupan nuevos espacios en el Sur de América y especialmente en el litoral asiático, tiene lugar un proceso muy relevante, que es la extensión del modelo más allá de los límites de los parques. Nacen espacios temáticos, que son temáticos, pero que no son parques. Y estos nuevos experimentos geográficos son el resultado de tres procesos muy diferentes.

Los primeros espacios temáticos nacen cerca de los parques, como una especie de extensión recreativa de los recintos. Para que me entiendan, una especie de aftersky. Por ejemplo, en el Universal de Los Ángeles se puede encontrar el CityWalk , que es un corredor comercial, recreativo e incluso, de negocios, junto al gran parque temático. También en Disneyland París podemos encontrar el Disney Village, que es en recinto abierto con cines, espacios comerciales, restaurantes, especialmente pensados ​​para los visitantes alojados en los hoteles del complejo.Estos entornos adosados ​​a los parques mantienen su coherencia temática y perlloguen la experiencia más allá del horario del parque. Pero a diferencia de los parques, no tienen atracciones (ni espectáculos), el acceso es gratuito y la oferta es mucho más difundida: comercial, gastronómica, lúdica …

Estos complejos temáticos han alcanzado una autonomía propia y se pueden localizar en espacios sin la vecindad de un parque. En Macao, el Fisherman ‘s Wharf es un inmenso escenario que reproduce geografías del mundo (de la Roma Imperial en las calles de Amsterdam), en el que podemos encontrar sobre todo tiendas, pero también restaurantes, hoteles, algunas atracciones (pocas) y, naturalmente, casinos. Yo diría que si quieren tener una imagen aproximada del modelo de Barcelona World, deben consultar la web del parque y sobre todo les recomiendo que hagan un vuelo virtual con Google Earth. Una parte de mi tesis doctoral estaba dedicada al West Edmonton Mall , un centro comercial que acoge hoteles, viajes submarinos, calles temáticos, parques acuáticos, parques de atracciones y, naturalmente, cientos de tiendas y grandes almacenes. El Wem es, al mismo tiempo, un espacio temático y un shopping mall.

Y, finalmente, los espacios temáticos han penetrado en geografías ya existentes y las han reformado, creando una nueva lógica temática. Por ejemplo, la fábrica original de Kellogg’s es un espacio industrial reconvertido en un espacio temático (no en un parque), en el que todos los elementos del espacio se organizan en torno del elemento temático de la historia de la marca de cereales. Muchas industrias han tematizado, como el complejo de Playmobil situado en la isla de Malta, donde los visitantes pueden transitar por un universo de clicks a escala 1:1, aparte de ver la producción de los muñecos. Puy de Fou es un recinto histórico con elementos “auténticos”, sobre el que se ha superpuesto una matriz temática, que lo ha reconvertido en un centro turístico que sigue la lógica de los primeros parques. Los espacios temáticos son, por tanto, espacios que han recogido la lógica espacial del tema. Existe un hilo narrativo (declinado o no en subtemas), que impregna todos los elementos del recorrido y que permite vivir la sensación de estar en un espacio donde la ficción se ha convertido en realidad, una realidad ficta. No son, sin embargo, parques. Así que no estructuran la visita a partir de la combinación de atracciones y espectáculos, sino que crean una atmósfera que permite añadir valor a servicios tradicionales: un hotel, un casino, una fábrica o un centro comercial.

El espacio de BW

Sabemos muy poco de Barcelona World. Sabemos que será un espacio abierto (sin entrada), organizado en seis ámbitos temáticos, que acogerá una oferta difundida de servicios. Parte del modelo de espacios temáticos de vecindad, que tienen Disneyland París o Universal LA, que intentan prolongar la experiencia del visitante más allá del horario del parque. Sin embargo, las dimensiones del complejo sobrepasan la función meramente complementaria del parque e integra elementos que tienen per se, capacidad de atracción. La lógica del proyecto gravitará sobre tres grandes líneas básicas, si bien es todavía un diseño en construcción, sometido a las exigencias de los futuros inversores.

La primera línea será, lógicamente, la comercial. Pensemos, por ejemplo, que La Roca Village recibe unos tres millones de visitantes anuales, de los cuales un 40% aproximadamente son turistas. Lisboa o Singapur disponen de corredores comerciales, con una capacidad de atracción turística muy notable. Pero seguramente lo más parecido a la idea que tienen los promotores del proyecto es el Macao Fisherman ‘s Wharf, que he mencionado antes. La segunda línea, igualmente muy relevante, será la de los casinos. Los casinos hotel, siguiendo el referente de Las Vegas, son atractores turísticos y también generan una oferta de espectáculos muy atractiva. Me podría jugar un guisante a que detrás de la operación, está CIRSA , el gigante del juego del Vallés, que gestiona 118 casinos, y que ha iniciado una estrategia internacional de creación de complejos siguiendo el modelo de Las Vegas, aunque con proyectos más modestos. El tercer eje será, tal y como anunciaba el Consejero, los MICE, es decir, congresos, seminarios o ferias. Esta iniciativa se lleva a cabo tanto desde los mismos hoteles del complejo, como desde la probable construcción de un centro de convenciones.

Barcelona World será un gran espacio temático, organizado en áreas (no necesariamente las seis que se han anunciado) que acogerán actividades recreativas y de servicio. Tendrá, lógicamente, los estándar de calidad de los espacios temáticos e intentará generar sinergias con el parque. En el último post, intentaremos dibujar la geografía de los espacios temáticos que venden y evaluaremos la competitividad del complejo. Mientras tanto, espero como siempre sus comentarios.

Anuncios

Barcelona World II

Lo más importante de un discurso político es siempre lo que no se dice. Hay una diferencia esencial entre las noticias de los medios sobre Barcelona World y el comunicado del Gobierno, una palabra que nos ayuda a entender el proyecto con otra perspectiva. Aquí tienen, por ejemplo, la noticia explicada a TV3 y dentro de un periódico imparcial, como La Vanguardia , y aquí tienen la nota de prensa del Gobierno . Tic, tac. Mientras intentan encontrar la palabra oculta, haremos una travesía en el tiempo.

Modelos de parque

Estamos a principios de los años 90 y Disney decide finalmente apostar por el continente europeo. Como saben, el imperio del ratón dudó entre Cataluña y París. No era sólo una elección geográfica, sino esencialmente una elección entre dos modelos: un parque de ocio metropolitano o una concentración turística. El primer parque Disney de Anaheim es, esencialmente, un espacio de ocio de proximidad al servicio de los habitantes de su área de influencia, que es California. Lo mismo ocurre con TokyoDisney, que funciona porque está situado en un área metropolitana con una masa crítica suficiente. Por el contrario, DisneyWorld es una pieza clave de un conjunto de parques, situados en Orlando, que no viven del mercado de proximidad, sino de los flujos turísticos. Simplificando, cuando Disney debe elegir entre París y Cataluña está eligiendo entre un Disneyland o un Disneyworld europeos.

Ya conocemos la historia: Disney opta por París, que tiene varias decenas de millones de visitantes potenciales en una isocrona de tres horas. Pero la experiencia acumulad, permite al Gobierno catalán atraer la inversión del operador estadounidense Anheuser Busch y abrir las puertas de Port Aventura.Por tanto, el parque es el Plan B del proyecto Disney de un complejo turístico, capaz de atraer millones de visitantes por la concentración de varios parques. Por ello, la compleja operación urbanística aísla más de 800 hectáreas, cuando en realidad la extensión del parque inicial apenas supera las 300. Hay una reserva de suelo amplia, que tiene el objetivo explícito de alojar dos nuevos parques temáticos y crear una versión europea del modelo de Orlando.

En realidad, Disneyland París fue algo más que un modelo de ocio metropolitano.Como explica muy bien el profesor Anton, el parque situado lejos de París, en Marne-la-Vallée, crea una nueva centralidad que atrae actividades económicas que no son estrictamente turísticas. Cerca del parque se sitúa el gran complejo comercial Val d’Europe, centros residenciales, un parque tecnológico o un centro universitario. Es una curiosa paradoja: Si el primer parque Disney es un centro de ocio atraído por la densidad urbana, el parque de París crea nuevos centros urbanos (residenciales, productivos) atraídos por la densidad de ocio.

El proyecto del segundo parque

Después de este largo periplo, podemos recuperar el interrogante inicial. ¿Cuál es la palabra que emplean todos los medios y que el Gobierno evita pronunciar?. Efectivamente, la palabra es parque. Barcelona World no son seis parques temáticos. Sería absurdo pensar que se puede meter seis parques en el mismo espacio que ocupa Port Aventura, por lo que en realidad son seis áreas temáticas, y no seis parques. Pero Barcelona World tampoco es un parque con seis áreas, porque simplemente no es parque.

Un parque de atracciones es un espacio temático que tiene varias características, pero la más importante es que concentra atracciones y espectáculos. Sin atracciones, no hay parque. Los parques tienen también un modelo gestión centralizado, una narración secuenciada, una estructura declinada en temas y un sistema único de entrada POP (pay one price). La nota del Gobierno dice textualmente “complejos turísticos” y no parques, que estarán formado por“hoteles, shopping centers, teatros, centros de convenciones, casinos y áreas con servicios y oficinas”, pero no dice que habrá atracciones. Ni seis parques, ni un parque. En realidad, es un espacio tematizado, formado por seis áreas, que acogerán diversas actividades recreativas y servicios.

El coste de oportunidad

Barcelona World es, esencialmente, la renuncia al modelo Orlando y el fin del proyecto turístico de Port Aventura, que nunca más podrá ser un modelo de concentración de ocio. Port Aventura precisaba de dos parques más para aspirar a romper el techo de cristal de su capacidad de atracción. Y la reserva de suelo en el espacio adyacente tenía, desde sus orígenes, esta inequívoca función. Sin un nuevo parque, Port Aventura será siempre un espacio centrado en la captación del mercado de referencia y los turistas del litoral. Por estos últimos, el parque es una motivación secundaria, un atractivo complementario de las motivaciones básicas. Y como nos enseñan las estadísticas del Observatorio de la Costa Dorada, su incidencia es relativa.

Barcelona World es un caso de manual del concepto económico de coste de oportunidad . La suma de la necesidad de capitalización del principal accionista y la necesidad política de un plan B al fracaso de EuroVegas, han acelerado un mecanismo de aprovechamiento de un suelo estratégico, que se destinará a unos usos distintos de los que se habían previsto. La ausencia de un operador especializado en parques temáticos y el protagonismo de un inversor específicamente inmobiliario están motivadas por la naturaleza de la operación: La venta de unos terrenos atractivos, con una imagen de marca valiosa, que se destinarán a unos usos difundidos (casinos, hoteles, centros comerciales, centros de convenciones …), basados ​​en lo que hemos llamado nueva centralidad. A pesar de que parezca lo contrario, es una mala noticia para el parque y para su proyecto originario.

En el tercer episodio de esta serie, haremos un viaje por los principales espacios temáticos del planeta e intentaremos imaginar, por analogía, los posibles efectos del proyecto. Mientras tanto, les aconsejo que recojan la notable producción del profesor Anton sobre este tema y, específicamente, su magnífico libro. Y, si tienen interés, podemos abrir el debate en los comentarios.

Turismo(s) [para] diferente(s) en Barcelona

Como casi cada verano, aprovechamos el calor para escribir algún post un poquito más ‘fresco’ y menos serio… si es que somos realmente serios alguna vez en Clan-destinos!

Hace un tiempo la Doctora Livingstone nos sorprendía con  la última ‘innovación‘ en turismo: ¿Se aburre su peluche en verano? ¿No sabe qué hacer con él ni tiene con quién colocarlo durante los fogosos meses estivales?  Pues muy sencillo: ¡mándelo a hacer turismo! Esta empresa de Barcelona empezó el año pasado a ofrecer excursiones para que peluches de todo el mundo puedan conocer todos los rincones de la ciudad de Barcelona.

No se trata de la única excentricidad que surge como resultado de unir los conceptos ‘turismo’ y ‘Barcelona’.  Efectivamente, no se vayan todavía porque ¡aún hay más!

Por ejemplo, existe un producto del que ya nos hicimos eco en clan-destinos, consistente en convertir los cementerios en lugares ideales para hacer visitas turísticas guiadas, poniendo el énfasis en aspectos artísticos, históricos, etc. Como no, Barcelona se apuntó también a esta moda.

Barcelona rebelde es otra iniciativa peculiar, que tiene como objetivo ofrecer visitas guiadas temáticas a la ciudad, todas ellas entorno a hechos históricos relevantes de los siglos XIX y XX, y donde la principal protagonista es siempre la clase obrera. Barcelona oculta es otro ejemplo de mirada diferente y tematizada a la ciudad.

Rutas literarias o rutas cinematográficas. Rutas en segway, en triciclos, o Vespa&Tapas, todo vale. Y si uno no sabe dónde alojarse, además de los hoteles de la ciudad, puede escoger también entre otras opciones más originales.

En definitiva, en la red se pueden encontrar muchos blogs y webs que hacen sus propias propuestas para conocer la ciudad y sus alrededores, de día y de noche, a pie o en vehículo, solos o acompañados, etc. Sólo es cuestión de escoger el que se acerque más a nuestros intereses.

Ah! Y por último, sea cual sea nuestra elección, por supuesto vamos a disponer de un inmenso elenco de posibilidades tecnológicas para enriquecer nuestra visita gracias a nuestro móvil. Como no…

Cuestión de redes

Un destino es un ecosistema repleto de agentes que se organizan entorno a comunidades, donde las relaciones e interdependencias entre los distintos agentes se retro alimentan, constituyendo auténticos clústers turísticos alrededor de los destinos.  Las reglas básicas del juego se pueden resumir de la siguiente forma.

Primero. Existe un buen número de agentes, cada uno con su importancia. En unos destinos serán más importantes los agentes institucionales, públicos, de las DMO’s, etc. En otras ocasiones los más influyentes serán los agentes empresariales, sectoriales, etc. También se debe tener en cuenta la presencia e influencia de demás agentes sociales del territorio, que pueden tener un rol totalmente principal en el devenir turístico de los destinos.

Segundo. Las relaciones o vínculos pueden ser más o menos robustas, intensas, maduras o consolidadas, nuevas o regeneradoras, etc., en función de su naturaleza, motivación y salud en cada momento. Las relaciones subyacen a la generación de confianza, pilar fundamental para la construcción de un destino bien cohesionado.

Tercero. La suma de la disposición de agentes y sus respectivos vínculos conforman la estructura relacional. En ella, se podrá observar como, por ejemplo, determinados agentes desarrollan el rol de centralidad en un sub conjunto de agentes de la red; así mismo, otros agentes tienen el rol  de secundarios e incluso periféricos en la red. Además, los roles que desarrollan los agentes se encuentran en constante cambio y evolución, de forma que en cualquier momento los agentes pueden adquirir o perder importancia en la red.

Cuarto. En un nivel más avanzado, se pueden encontrar redes superpuestas, cada una construida entorno a un producto turístico específico, y orientada a un determinado segmento o micro segmento turístico. Por ejemplo, en un destino pueden convivir productos de turismo activo, turismo familiar, etc.

Para acabar este post, recordar que existen programas para el análisis de redes, de sus agentes, de sus niveles de centralidad, y demás elementos importantes de la Teoría de Redes. Su utilidad y sus aplicaciones en turismo son evidentes, como en la mayoría de las ciencias sociales.

 

Infieles

Se acaban. Todos hemos conocido esos turistas obstinados, que vuelven año tras año al mismo hotel, casi a la misma habitación, a la misma mesa del mismo restaurante. Son esos turistas a los que les encanta que les reconozcan por la calle, que aprecian el deja vu y que antes de volver a casa ya reservan la estancia del año siguiente. Pues bien, esos turistas se acaban. Y llegan los infieles.

Ésta es una de las muchas conclusiones que se pueden extraer del estudio Lookinside. De hecho, en todos los estudios sobre nuevos hábitos de compra, una de las conclusiones más recurrentes es ésta: La facilidad con la que los consumidores cambian de colonia, de café, de compañía telefónica, de restaurante o de destino turístico. Acostumbrados como estábamos a una demanda cautiva, la infidelidad siempre es vista como un drama. Pero, como siempre, estos cambios abren las puertas a nuevas oportunidades. Veamos.

A río revuelto…

Empezamos por lo más obvio. Es verdad que en un contexto de infidelidad de marca, bajará la cuota de visitantes recurrentes: Habrá menos turistas repetidores. Pero eso también ocurrirá con los destinos competidores. No es una mala noticia. Ahora hay muchos más turistas potenciales, que antes repetían año tras año en los hoteles o las playas de la competencia. Nuestros clientes ya no son nuestros, pero tal vez los suyos pueden serlo.

Hoy por ti

En un nuevo contexto de turistas neófilos, esto es, amantes de lo nuevo y del cambio, la competencia puede ser una buena prescriptora. Parece absurdo que proponer que tu competidor pase a ser tu vendedor, y tal vez lo sea, pero planteémonos esto: Un turista pasa tres noches fantásticas en un hotel. Cuando se van, en la factura, les recomendamos cuatro hoteles diferentes. Lo hacemos porque sabemos que esos turistas seguramente no volverán, pero quizás aceptarán un consejo. Por supuesto, esta estrategia requiere reciprocidad y esperamos que nos devuelvan el favor. Esta estrategia puede ser válida incluso para los destinos: ¿Se imaginan la Costa Brava recomendando Menorca?.

Vuelve aquí… por primera vez

Hay otra forma de conseguir un neófilo repita su visita: Que vuelva a un lugar que es nuevo. Cuando una empresa o un destino cambia, entonces podemos pedir a esos clientes amantes de la novedad que testen algo inédito. Es cierto: Cambiar es caro y costoso. Pero no siempre hay que invertir en decoración, diseño de producto o nuevos servicios. A veces basta con crear una historia, romper los hábitos o ver las cosas desde otra perspectiva. Cuando el Museo Dalí empezó a ofrecer las visitas nocturnas, se llenó de visitantes que conocían el museo  (que no teníamos demasiadas ganas de volver) y que descubrían “otro” museo.

Cambiar es una actitud. Renovar algunos muebles, cambiar la orientación de las piezas, descubrir nuevos decorados, divertir y sorprender en el trato con los clientes, esconder, combinar… Tal vez la mejor forma de afrontar la neofilia es combatir el deja vu.

Remember when

Como comentamos en otro post, algunos destinos pueden ser espacios rosebuds, es decir instantes en los que fuimos felices. Si repasan el célebre anuncio de Damm en Formentera (que también comentamos aquí), verán que el protagonista no sólo pasa unas vacaciones inolvidables en la isla, sino que decide volver porque ése fue su espacio rosebud, su fragmento de felicidad. Gestionar no sólo los destinos, sino las relaciones y los recuerdos, permite volver. Es un poco como la magdalena de Proust. ¿Se imaginan, por ejemplo, reunir de nuevo a un grupo de turistas que se conocieron en una excursión hace diez años?.

Los cambios son más difíciles de manejar. Pero en esta lenta mutación de turistas recurrentes a turistas infieles, no solo existen problemas de gestión. También hay nuevas oportunidades, que exigirán lo mejor de nosotros mismos. Como dijo Trueba, sé infiel, y no mires con quién.

Noches de terror

El turismo de experiencias se va haciendo un hueco nada despreciable. Sin duda, el futuro del turismo pasa por el mundo de lo experiencial y ya son diversas las alternativas que van surgiendo en este campo: prisiones donde uno puede permanecer encarcelado por unas horas o días;  fronteras  en parques naturales para que turistas las crucen como unos “sin papeles” perseguidos por la policia; estancias en hoteles resolviendo un asesinato; visitas guiadas donde uno acaba siendo el protagonista o alojamientos que esconden algún misterio.

Pasar una noche terrorífica en una casa rural, un hotel, un caserón o un castillo es una de las propuestas turísticas más excitantes y exitosas en el mercado del turismo de experiencias. Hemos encontrado diversas posibilidades a lo largo de toda la geografía española. Aquí van algunas sugerencias.

La casa del miedo, una casa rural a las afueras de San Martín de Montalbán (Toledo), ofrece la posibilidad de  vivir toda una noche de miedo, con una trama teatral con guiños a películas clásicas del género como “Los Otros”, “The Ring” o “La Residencia”. Antes de la llegada a la mansión, el visitante recibe una carta de Doña Julia Almazán, vídua de Sotogrande, invitándole a su casa. A la llegada de los invitados, éstos son recibidos por el séquito de sirvientes de la Sra. Almazán y conducidos a las habitaciones, último refugio de luz en una casa condenada a la penumbra por la extraña enfermedad que padece su dueña. La aventura incluye una terrorífica velada acompañada por un misterioso viajero, una médium que  ayudará a los visitantes en la resolución de la trama y, como no, un fúnebre paseo nocturno al cementerio familiar. Una experiencia en la que se mezclan terror, suspense, tensión, aventura, humor y efectos especiales.

En Valencia, en el Km 9 de la carretera de Fontanars (Moixent), se encuentra El caserón de Moixent. Desde que en 1904 se suicidara la joven Margarita Valls, nadie volvió a habitar el caserón de esta familia hasta hace pocos años. Los nuevos inquilinos no dejan de sentir extraños sucesos en el interior de la casa: presencias, susurros en mitad de la noche, sonidos inesperados e inexplicables, luces que se encienden y se apagan misteriosamente, … La familia desesperada intenta por todos los medios revelar el misterio que noche tras noche irrumpe en la tranquilidad de su hogar. El visitante debe ayudar a la família a acabar de una vez por todas con esta maldición y desvelar el misterio, para que así puedan  vivir en paz.

La Posada rural de Villamejor (Madrid) es La Casa de los Horrores. Según la leyenda, esta casa antiguamente estaba habitada por un monje y su sobrina. Todo transcurría con normalidad hasta que un día la pequeña sobrina del monje apareció ahorcada en un árbol. Nunca se encontró al culpable, ni explicación alguna de los hechos acontecidos. Desde entonces el monje únicamente encontró consuelo recibiendo en su casa a todo aquel que se encontrase desamparado y necesitase ayuda. Sin embargo, la casa está llena de misterios insólitos, y muchos han entrado pero no todos han vuelto a salir. Una escalofriante vivencia para aquellos visitantes que se atrevan a entrar en esta misteriosa casa.

Cerca de Barcelona, en Berga (Catalunña), se encuentra el Hotel Insomnia. Construido en un antiguo cementerio, el hotel abrió sus puertas en 1900 con gran éxito de público. Pero de repente, sin que nadie sepa lo que sucedió, las puertas del hotel se cerraron, dejando a sus huéspedes tanto fuera como… dentro. Hoy, el Hotel Insomnia ha reabierto sus puertas y esta esperando a nuevos huéspedes que desafíen la leyenda. Una noche de insomnio, infarto, terror extremo, sustos y una trama que el visitante deberá descubrir.

También en Galicia se viven noches de terror. El Roce de las Alas en Pontevedra arrastra la leyenda de María Soliño, la “bruja y meiga” gallega, condenada por la Inquisición, más famosa. Un cura, un matrimonio con su hija, una ama de llaves, un esquizofrénico, psicofonías, una sesión de espiritismo, un cementerio, una capilla, un viejo molino, unas cartas… 
forman parte de esta escalofriante aventura.

El turismo vivencial, que ofrece vivir una experiencia en la propia piel, será sin duda una de las estrategias de muchas empresas y destinos en los próximos años. Pronto vamos a ver agencias de viajes vendiendo estancias de supervivencia en una isla desierta, compañías aereas con vuelos pilotados por los propios pasajeros, espacios turísticos recreando películas en las que los actores van a ser los propios turistas; o destinos donde se podrá vivir el horror de una guerra.

Mi hotel ideal

Hotel, dulce hotel. Los hoteles son los átomos de la experiencia turística. Y aunque hemos aprendido que un destino no son sus hoteles, tener una buena red de alojamiento es casi indispensable para competir en el mercado turístico. Diseñar un hotel es muy complejo porque debe tener personalidad, pero debe también conectar con las necesidades (cambiantes, diversas) de los clientes. Y en el turismo contemporáneo, las necesidades pueden ser casi infinitas.

Las redes sociales permiten ir ajustando intereses de la demanda con la gestión de la oferta. Por eso, podría ser una iniciativa interesante recomendar mejoras en los hoteles (#mihotelideal), que permitan compartir, proponer o recoger propuestas de esos habitantes de habitaciones de hotel. Estas son mis 15 propuestas. ¿Cuáles son las suyas?

1. Trabajo en las habitaciones y me deprime que (casi) siempre las mesas estén orientadas a la pared. Mientras sea posible, deberían estar mirando a la ventana.

2. Y ya que hablamos de mesas, si mide 30 x 30 y además tiene la televisión encima, solo puedo escribir en un post-it. No pido una mesa king size, pero sería un detalle que se pudiera trabajar con una cierta holgura.

2. Ya sé que se limpian fácilmente, pero las moquetas me producen una tendencia casi suicida. Y creo que es un sentimiento muy compartido. No pido pizarra, ni madera (bien pensado, ¿por qué no?), pero por favor descataloguen las moquetas.

3. El control de la luz suele ser más críptico que el prospecto de un medicamento contra las hemorroides: 20 interruptores, algunos escondidos, diseminados por toda la habitación. Estoy seguro que se puede simplificar el mecanismo.

4. Si no me alojo en una 23a. planta, puedo usar las escaleras y, de hecho, me gusta hacerlo. ¿Por qué la mayoría de escaleras de los hoteles parecen el decorado de una película de serie B, donde está a punto de pasar algo muy malo?.

5. Llevo 35 minutos desde el aeropuerto hasta el hotel cargando la maleta. De hecho, llevo con ella desde las 6 de la mañana. ¿Qué les hace suponer que soy incapaz de llevarla hasta la habitación?.

6. Me gustan las plantas. Me gustan mucho las habitaciones con plantas.

7. Creo que el criterio debería ser éste: Si dudamos entre colgar un cuadro o no hacerlo, claramente no hay que no hacerlo. De hecho, casi mejor no colgar jamás un cuadro. He pasado noches enteras sin dormir por culpa de cacerías de ciervos o atardeceres en el bosque de las ninfas.

8. La mayoría de hoteles abusan de los olores artificiales: detergentes, ambientadores, aerosoles…, que intentan disimular el tránsito humano de un hotel. Personalmente, me molestan muchísimo. Ventilar un poco y combinar con olores naturales (un poco de espliego o de lavanda, por ejemplo) es una alternativa mucho más agradable.

9. Parece ser que en la mayoría de hoteles, el presupuesto se les agotó antes de llegar al armario. Encontrar perchas de madera es tan complicado como encontrar un libro en la casa de Gran Hermano.

10. No sé quién diseña los “salones” de algunos hoteles. Las conferencias en algunos salones con tapizados, mesas minúsculas, una iluminación clandestina y una tarima con faldón en las mesas parecen sacadas de una boda búlgara de los años 80.

11. Y ya que hablamos de conferencias, he visto batallas por un enchufe más violentas que las Termópilas. El criterio podría ser: Nunca habrá suficientes, de manera que multipliquen por dos la previsión.

12. Esto sé que es difícil, pero me haría feliz. Es casi imposible leer un periódico y desayunar a la vez, porque las mesas (casi siempre circulares) son demasiado pequeñas. En mi mesa ideal caben el café, el plato, el periódico e incluso, el bol de frutas.

13. Y ya que hablamos de desayunos, me gustaría reivindicar el valor del café. Esas máquinas que proporcionan un líquido oscuro precedido de un ruido atronador deberían ser precintadas por sus efectos contra la salud pública.

14. En mi hotel ideal, dejo la maleta después del check out en un espacio seguro y además no me siento como un delincuente que deja un alijo en un piso franco.

15. Y en mi hotel ideal, la recepción tiene un perfil de twitter y me puedo dirigir a ellos en cualquier momento y en cualquier punto de la ciudad.

Hay muchas más ideas: Wi-fi gratuito, champús para cabello, agua potable, mandos a distancia que funcionan, gimnasios con horarios más flexibles, llaves con coordenadas gps (ideal para taxistas novatos), política anti-spam… En todo caso, ¿qué les parece si compartimos las propuestas en twitter?. #mihotelideal. ¿Cómo sería su hptel ideal?.