Noches de terror


El turismo de experiencias se va haciendo un hueco nada despreciable. Sin duda, el futuro del turismo pasa por el mundo de lo experiencial y ya son diversas las alternativas que van surgiendo en este campo: prisiones donde uno puede permanecer encarcelado por unas horas o días;  fronteras  en parques naturales para que turistas las crucen como unos “sin papeles” perseguidos por la policia; estancias en hoteles resolviendo un asesinato; visitas guiadas donde uno acaba siendo el protagonista o alojamientos que esconden algún misterio.

Pasar una noche terrorífica en una casa rural, un hotel, un caserón o un castillo es una de las propuestas turísticas más excitantes y exitosas en el mercado del turismo de experiencias. Hemos encontrado diversas posibilidades a lo largo de toda la geografía española. Aquí van algunas sugerencias.

La casa del miedo, una casa rural a las afueras de San Martín de Montalbán (Toledo), ofrece la posibilidad de  vivir toda una noche de miedo, con una trama teatral con guiños a películas clásicas del género como “Los Otros”, “The Ring” o “La Residencia”. Antes de la llegada a la mansión, el visitante recibe una carta de Doña Julia Almazán, vídua de Sotogrande, invitándole a su casa. A la llegada de los invitados, éstos son recibidos por el séquito de sirvientes de la Sra. Almazán y conducidos a las habitaciones, último refugio de luz en una casa condenada a la penumbra por la extraña enfermedad que padece su dueña. La aventura incluye una terrorífica velada acompañada por un misterioso viajero, una médium que  ayudará a los visitantes en la resolución de la trama y, como no, un fúnebre paseo nocturno al cementerio familiar. Una experiencia en la que se mezclan terror, suspense, tensión, aventura, humor y efectos especiales.

En Valencia, en el Km 9 de la carretera de Fontanars (Moixent), se encuentra El caserón de Moixent. Desde que en 1904 se suicidara la joven Margarita Valls, nadie volvió a habitar el caserón de esta familia hasta hace pocos años. Los nuevos inquilinos no dejan de sentir extraños sucesos en el interior de la casa: presencias, susurros en mitad de la noche, sonidos inesperados e inexplicables, luces que se encienden y se apagan misteriosamente, … La familia desesperada intenta por todos los medios revelar el misterio que noche tras noche irrumpe en la tranquilidad de su hogar. El visitante debe ayudar a la família a acabar de una vez por todas con esta maldición y desvelar el misterio, para que así puedan  vivir en paz.

La Posada rural de Villamejor (Madrid) es La Casa de los Horrores. Según la leyenda, esta casa antiguamente estaba habitada por un monje y su sobrina. Todo transcurría con normalidad hasta que un día la pequeña sobrina del monje apareció ahorcada en un árbol. Nunca se encontró al culpable, ni explicación alguna de los hechos acontecidos. Desde entonces el monje únicamente encontró consuelo recibiendo en su casa a todo aquel que se encontrase desamparado y necesitase ayuda. Sin embargo, la casa está llena de misterios insólitos, y muchos han entrado pero no todos han vuelto a salir. Una escalofriante vivencia para aquellos visitantes que se atrevan a entrar en esta misteriosa casa.

Cerca de Barcelona, en Berga (Catalunña), se encuentra el Hotel Insomnia. Construido en un antiguo cementerio, el hotel abrió sus puertas en 1900 con gran éxito de público. Pero de repente, sin que nadie sepa lo que sucedió, las puertas del hotel se cerraron, dejando a sus huéspedes tanto fuera como… dentro. Hoy, el Hotel Insomnia ha reabierto sus puertas y esta esperando a nuevos huéspedes que desafíen la leyenda. Una noche de insomnio, infarto, terror extremo, sustos y una trama que el visitante deberá descubrir.

También en Galicia se viven noches de terror. El Roce de las Alas en Pontevedra arrastra la leyenda de María Soliño, la “bruja y meiga” gallega, condenada por la Inquisición, más famosa. Un cura, un matrimonio con su hija, una ama de llaves, un esquizofrénico, psicofonías, una sesión de espiritismo, un cementerio, una capilla, un viejo molino, unas cartas… 
forman parte de esta escalofriante aventura.

El turismo vivencial, que ofrece vivir una experiencia en la propia piel, será sin duda una de las estrategias de muchas empresas y destinos en los próximos años. Pronto vamos a ver agencias de viajes vendiendo estancias de supervivencia en una isla desierta, compañías aereas con vuelos pilotados por los propios pasajeros, espacios turísticos recreando películas en las que los actores van a ser los propios turistas; o destinos donde se podrá vivir el horror de una guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: