Turismo sonoro


Sabemos desde Urry que el turismo es sobre todo una experiencia visual. Los turistas son voyeurs porque la experiencia turística está organizada en torno el valor de las miradas. Pero en realidad los turistas también huelen, también degustan, también sienten y, por supuesto, oyen. El recuerdo más persistente de mi estancia en Hammamet es el olor del jazmín y Montreal me evoca frío.

Si las sensaciones de un destino se crea a partir de los sentidos, ¿por qué no integrar el tacto, el olfato, el oído o el gusto en la “imagen” turística?. Algo así han pensado en escoitar, un colectivo que atesora el patrimonio sonoro de Galicia. Gracias a ellos, hemos conocido iniciativas interesantes como el mapa de sonidos de Gran Bretaña o GeoSound.  Pero seguramente el mejor ejemplo de las posibilidades de un mapa sonoro sea escoitar, una cartografía de sonidos de Galicia que permite viajar con los ojos cerrados. El Cantábrico, las gaviotas, las campanas, el sonido de un telar o un riachuelo que juraría que ha mojado el suelo del despacho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: