El cáncer del turismo


Hace ya un tiempo supimos que Barcelona es una de las ciudades más contaminadas de Europa. Queda claro que la contaminación representa un problema para los destinos turísticos, puesto que puede contribuir a desincentivar a los turistas. Algunos ejemplos de ello se pueden encontrar fácilmente en otras grandes ciudades como México D.F., Pekín, Praga o Nueva Delhi.

La contaminación se podría apodar como el “enemigo invisible“. Las cifras de contaminación son (como todas las cifras) demasiado frías, y a las personas nos parecen algo poco importante o urgente puesto que a pesar de todo, salvando algunas excepciones, seguimos saliendo a la calle y viendo el aire limpio. Pero la percepción cambia cuando se trata de un turista analizando su próximo destino. Entonces el ingente volumen de información que podemos recabar mediante Internet, nos convierte en pequeños expertos de nuestros posibles destinos. Para tomar nuestra decisión final, utilizamos en una especie de “cómputo global” de toda la información de qué disponemos. Por ello, nunca se puede menospreciar el efecto que tiene la información en cosas como la decisión sobre nuestro futuro destino… Y no debe ser una buena cosa que la red esté llena de artículos proclamando el aire sucio de una ciudad. He aquí la importancia de la reputación online.

De forma parecida pero diferente a la vez, el desarrollo de los destinos turísticos muchas veces entra en una especie de bucle, y no se da cuenta del camino que está tomando. Y sobretodo, de las consecuencias que mañana pueden acarrear las decisiones de hoy. Muchos destinos se han pasado años apilando hoteles y establecimientos de comida rápida de cadenas internacionales en primera línea de mar, hasta que se ha levantado un muro que ya poco tiene que ver con los motivos iniciales por los que el turismo empezó a desarrollarse allí. Mientras tanto, se ha menos-tenido a los espacios naturales protegidos (o que deberían estarlo), o se han ignorado los recursos culturales, populares, etc. El resultado final es un destino turístico feo, viejo, gris, aburrido… igual que los demás.

De la misma forma como no somos capaces de ver la contaminación, tampoco somos capaces de identificar otras lentas tragedias que acontecen a nuestro alrededor. No nos percatamos de que poco a poco, lentamente, nuestro bonito destino se convierte en uno más, sin pena ni gloria. Y luego debemos dedicar cantidad de esfuerzos para intentar salvar los muebles, deseando que no sea demasiado tarde.

Anuncios

Una respuesta

  1. Creo que este articulo tiene mucha importancia y nos debe poner a pensar un poco el daño que le estamos haciendo no solo a esas ciudades que visitamos si no a toda nuestra tierra creo que es hora de que nos Concienticémonos y hagamos algo por que eso nos confiere a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: