Turistas de alto riesgo


Fuente de la imagen: Unrespectoalascanas.

Algunos turistas se han apuntado a una nueva moda, propagada por la Red de Redes, que consiste en hacer todo tipo de locuras desde los balcones de los hoteles, bautizada como balconing. Unos los utilizan para trasladarse a la habitación vecina (todos nos peguntamos: ¿para qué sirven los pasillos?). Otros incluso se tiran a la piscina del hotel desde los balcones. Evidentemente, algunas veces estos actos tan arriesgados acaban mal, y buena prueba de ello es el creciente número de heridos e incluso muertos.

Como es de esperar, estos actos preocupan y mucho tanto a hoteleros (por los problemas que les puede acarrear todo esto en relación con la seguridad de sus huéspedes), como a gestores de destinos (por la imagen que se da de sus destinos, como lugar donde uno puede hacer lo que le plazca).

Me pregunto qué lleva a un turista a hacer semejantes salvajadas. O dicho de otra forma, ¿acaso estas personas se atreverían a hacer algo parecido en sus hogares de residencia habitual? Entonces, ¿porqué lo hacen como turistas? ¿Qué pasa en la mente de las personas cuando se vuelven “turistas”, para que sean capaces de hacer cosas que habitualmente no harían? La respuesta se encuentra en la sensación de libertad o incluso  de liberación intrínseca al “homo turista”. Entonces, algunos incluso se pueden llegar a creer que en el modo turista de su realidad, son invulnerables, cual el mejor héroe de una película de acción.

Se antoja compleja la tasca de empresarios y gestores de destinos, puesto que su deber es vigilar por la integridad de los turistas y de la imagen de los destinos. Y en ocasiones ello deberá ir en contra de los sueños, deseos e incluso delirios de sus clientes. Pero si se pasan un poco, y se les “corta el rollo” a sus huéspedes, entonces pueden tener malas críticas en portales como Tripadvisor.

Para acabar, les dejo unos vídeos para “ilustrar” los hechos:

Existen más videos, como éste, o éste… Como verán, algunos aprovechan para atribuirlo y de paso criticar al turismo de “borrachera“.

… Decía Holder por allá por el 1988 que el turismo es corrosivo, y que ello conlleva finalmente la autodestrucción del turismo. ¿Quizá tenía razón?

Una respuesta

  1. QUe loca esta gente.
    Aunque algunas propuestas pueden ser interesantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: