Siguiendo a los turistas


Una de las novedades del ENTER de 2010 ha sido la sesión dedicada al estudio de los recorridos de los turistas. Tradicionalmente, la única forma de conocer el comportamiento de los visitantes ha sido el cuestionario; pero las encuestas tienen dos problemas esenciales: los turistas olvidan y los turistas mienten. Nos llamó la atención los resultados del trabajo de Malin Zillinger, que compara el comportamiento observado y el comportamiento declarado por los turistas en una área de Suecia. ¿Cuántas encuestas muestran lo que dicen los turistas y no lo que hacen efectivamente?.

Con la ayuda del GPS, podemos seguir el rastro de los turistas por el espacio visitado. En pocos años, se han multiplicado los ejemplos. Se han iniciado estudios en parques temáticos, como el trabajo de Russo y Anton en Port Aventura o de Shoval en Mini Israel Park. La major parte de los trabajos se centran en espacios urbanos, como las aportaciones de Stefan van der Spek en Norwick, Rouen y Koblenz o de Shoval en Hon Kong. El uso de la observación directa ha sido utilizado en Girona por Donaire y Galí. Recientemente, se ha ampliado la escala y se registran los datos de los movimientos de los visitantes en regiones turísticas, como en las Islas del Mar del Norte (Niels C. Nielsen), en Estonia (Rein Ahas) o en un valle italiano (Andrea Bruno). Muchas de las cuestiones planteadas se pueden seguir en la obra de Shoval y Isaacson Tourist Mobility and Advanced Tracking Technologies.

El seguimiento de turistas tiene al menos cuatro utilidades. Nos permite, en primer lugar, conocer la tendencia de los visitantes a seguir determinadas pautas (rituales) o a escapar de ellas. En segundo lugar, el seguimiento de turistas proporciona información muy precisa sobre los tipos de turistas (clústers). Todos los datos son un instrumento capital para la gestión turística de una ciudad o de una región. Finalmente, las técnicas de seguimiento permiten analizar el impacto efectivo de las diversas actuaciones sobre el espacio turístico. ¿Hasta qué punto la señalización altera los recorridos?. ¿Cómo influye la información en los itinerarios?. ¿Qué ocurre cuando un monumento decide cobrar entrada?.

2 comentarios

  1. Muy interesante! Especialmente lo de los clústers, ya tengo lecturas para este domingo post-valentiniano. Mucho amor para todos los clandestinos turistómanos. turistófilos o turisti-filosóficos!

  2. […] de las tecnologías. Ahora se puede conocer mejor el comportamiento de los turistas gracias a los GPS o a las fotografías […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: