Low cost, en el punto de mira


vuelos-low-cost

El año pasado las compañías de bajo coste volvieron a batir todos los records, y de hecho por primera vez superaron la barrera del 50% del tráfico aéreo total de pasajeros, por delante de las compañías tradicionales.

Por ejemplo, la compañía Ryan Air anuncia en su revista corporativa que el 2008 acabó con una reducción media de las tarifas de un 9%, hasta los 34 Euros. Ello ha provocado que en Enero del 2009 sus ventas hayan incrementado un 11% con respecto al año pasado.

Pero viajar en low cost no significa viajar de albergue o pensión. Al contrario, el ahorro en el avión a menudo se utiliza en el destino, de manera que la relación parece beneficiosa para todos. Por ello muchos destinos deben pagar a Ryan Air para que las incluya en su imperio. Para poner algunos ejemplos de viajes no-low cost desarrollados en su revista, Ryan Air nos hace propuestas como por ejemplo ver la aurora boreal en un iglú con techo transparente en Finlandia, pasar unos días en alguna antigua capital de la Unión Soviética encerrado en un búnker o una cárcel con actores que recrean la desagradable situación vivida antaño en aquellos mismos pasillos, o hacer una visita por los pisos más lujosos de las principales ciudades europeas. Sus recomendaciones culinarias en los destinos a menudo incluyen aquellas opciones más exclusivas de la ciudad. En fin, ¿les parece que éstos son viajes para mochileros?

Desde el punto de vista de la demanda, hay comentarios de todo tipo. Se oyen muchas historias de gente que se queja porque con todos los cargos por equipaje adicional, seguros no solicitados, etc., el viaje acaba saliendo más caro que con las compañías tradicionales. Pero lo cierto es que las low cost no paran de crecer, ni sus usuarios de usarlas: negocios, viajes de fin de curso, viajes familiares, etc.

Resulta muy razonable pensar que en el futuro, la gente va a incorporar el transporte aéreo como algo cada vez más cotidiano en sus vidas. Así pues, uno esperará disponer cada vez de mayor oferta a un precio menor. Probablemente es una batalla perdida de inicio por los que defienden modelos no-low cost, más elitistas. Aun que añadan más servicios y calidad, aunque de vez en cuando se escuchen las rabietas de algún usuario cabreado por una mala experiencia low cost. Si el precio baja, olvidamos rápido.

4 comentarios

  1. Hablando de ryanair, es una de las peores compañias que he volado, dicen que es barata, pero después siempre te cobran por todo. Arrogancia es lo que veo en su compañia. Al final todo el mundo se pone en su sitio que es lo que le está pasando a esta compañia. La gente empieza a mosquearse por la poca seriedad de esta compañia en todos sus niveles.

  2. Gracias por tu comentario. Eso es precisamente a lo que me refiero. Hay un segmento sensible al descenso en la calidad en el servicio. Pero me temo que el segmento sensible al descenso en precio es mayor. Nos vemos,

  3. Me encanta el comentario de rianse-air, porque estoy en total desacuerdo.

    Este año, gracias a ryanair, me he escapado un par de veces a conocer europa por nada.

    Que eso supone leer detenidamente sus normas de uso y aceptar ciertas limitaciones? Bien. Prefiero pagar 3 euros en un avión para tener una botella de agua, si he sido tan despistado de no comprarla en el aeropuerto, a que me la cobren en el billete y no la use.

    Estavan hablando de cobrar por ir al labavo. Me parece bien. Si uno no quiere ir al labavo porque es de pago y va a aguantarse durante todo el viaje, es su problema, pero si estoy pagando 2,5 euros por un trayecto a Porto (exactos, sin sorpresas, sin tasas, sin incrementos) pagar un par de euros mas por usar el baño o beber un sorbo de agua me parece un incremento minimamente absurdo del precio.

    És cierto que si miramos el tema porcentaje nos puede llegar a salir mas caro una bebida y un bocadillo que el viaje. Pero atención, se duplica el precio no porque el servicio sea caro, sinó porque el viaje és barato.

    Solo por poner un ejemplo. Me fui a Venècia. No havia estado nunca. El viaje en avión me costó 5 euros. El viaje en autocar 5 mas. Un traslado en lancha 50 euros y un paseo en gondola 80.

    Estamos hablando que el importe del vuelo és menos del 5%…

    Solo un par de apuntes para terminar. Ryanair y las empresas low cost me motivan a cambiar mi forma de viajar (y creo que esto va a ir creciendo). Normalmente un viaje no bajava de una/dos semanas. Porto y Venecia fueron destinos de 24 horas.

    Creo que los precios bajos abren una nueva posibilidad de avión, visita, dormir, visita, avión que pronto va a dar de que hablar.

    I por otro lado, hay algo que para mi es mucho mas importante que nadie aprecia. El check-in on line (perdón si no lo he escrito bien). Hay quien se hace un lio con el tema Internet y la facturación, y además esto impide facturar maletas. Pero para mi la comodidad de entrar en un aeropuerto y ir directamente al control de seguridad es un verdadero lujo. Apurar las famosas 2 horas antes (he llegado al aeropuerto 20 minutos antes de embarcar) es fenomenal. Lo sé, un dia voy a llegar a Girona y mi avión ya estará volando. Bien. Pues me voy a cenar a las escaleras de la Catedral y me vuelvo para casa.

    Así que, por favor, antes de la queja, reconocer que no se ha leído, no se ha echo caso a las advertencias y no se ha informado sobre las ventajas y inconvenientes… Porque sino, de qué…

  4. Gracias Enric! Saludos y nos vemos por aquí. Sigue mandando risas a todo el mundo los lunes por la mañana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: