Tematización


disney

Aunque se presentan como novedades, los parques temáticos tienen la longevidad de los primeros Beatles o del bikini.  Estos complejos de ocio no son más que la traslación a Europa de un modelo muy común en Norteamérica. En consecuencia, la “novedad” no es tanto la aparición de estos entornos, sino más bien la globalización de los espacios temáticos. Los grandes parques han trascendido su espacio natural y han invadido todos los confines del planeta. 

De todas formas, la globalización de las áreas temáticas no sólo hace referencia a la incursión de estos complejos más allá de Norteamérica, sino también a la tematización fuera de los estrictos confines de un parque temático. Éste es el caso, por ejemplo, de la organización de las estaciones integradas del Norte de África, las operaciones urbanísticas en los espacios portuarios (Baltimore, Montreal o Barcelona) o la inclusión de la lógica del parque temático en las grandes superficies comerciales . Estos complejos son, tanto por su funcionalidad como por sus características, destinos turísticos de primer orden.

Para algunos autores, los espacios hiperreales son la quinta esencia de la sociedad postindustrial, aquellos escenarios en los que son más elocuentes las tensiones de la modernidad: el conflicto entre lo público y lo privado, entre la función y la ficción o entre la representación y la realidad. Estos espacios temáticos alteran la lógica de las formas turísticas tradicionales, al menos en cuatro sentidos: la celebración de la inautenticidad, la creación de espacios-al-margen, la concepción integral y la pérdida de las fronteras entre espacio público y espacio privado. 

Los espacios temáticos y los grandes complejos de ocio ilustran nítidamente la seducción por la hiperrealidad que identifica Umberto Eco. En estos entornos, se reproduce la realidad no con la intención de camuflar la réplica, sino con el convencimiento de que el simulacro supera la realidad. Por ello, los espacios temáticos crean una nueva lógica espacial basada en la re-creación de espacios y culturas diversas que toman una nueva forma en el recinto temático. Por ello, los parques temáticos son cualquier lugar, o mejor ningún lugar, literalmente, una utopía del consumo. 

Los espacios hiperreales son también, según la terminología de Shields, espacios-al-margen, esto es espacios disociados tanto material como psicológicamente del entorno exterior. En la medida en que la geografía de los parques temáticos es una reproducción, un simulacro, el enclave no está sujeto a la organización espacial preexistente, sino que crea un entorno nuevo, con una lógica espacial más o menos desligada del exterior. Esta organización contrasta con los espacios turísticos tradicionales, que son el resultado de una lenta adaptación de las formas espaciales originales. De todas formas, esta ruptura es tan sólo aparente. El complejo de Hammamet Sud, en Tunicia, se ha situado frente al espacio turístico tradicional de Hammamet, de manera que las dos formas espaciales se suceden sin solución de continuidad . De igual forma, la operación de Port Aventura es el resultado de un proceso de reestructuración de la región turística de Salou.

Desde el punto de vista de la planificación, los grandes complejos son concebidos de manera integral, como un todo, en el que cada una de las partes responde a un diseño único: la accesibilidad, la capacidad de carga, la manutención, la diversión, la mano de obra, la imagen, la promoción… Los diversos elementos que en el espacio turístico tradicional pertenecen a ámbitos o entornos diversos, en los espacios hiperreales son el resultado de una concepción global. De igual forma, los agentes que intervienen en la gestión del espacio turístico pueden gestionar el complejo de forma integral y vencer así la atomización de los espacios turísticos tradicionales.

Finalmente, los grandes espacios temáticos alteran la diferenciación entre espacio público y espacio privado. Mientras que en los espacios turísticos tradicionales, las fronteras entre lo público y lo privado son elocuentes, en los espacios hiperreales uno y otro se confunden. Estos complejos son diseñados como un simulacro de ciudad, una representación a escala de lo urbano; sin embargo, es evidente que el Main Street de EuroDisney, la plaza mediterránea de Port Aventura o el atrio central del West Edmonton Mall no poseen los atributos públicos de los espacios públicos que simulan ser.

4 comentarios

  1. Coincido con ustedes en muchos puntos, y para los que quieran conocer muchos parques temáticos lo ideal es una membresía Vacacional de Royal Holiday Club así lo disfrutan al máximo

  2. Tomamos nota. Gracias por la información

  3. Totalmente de acuerdo. Propongo que en función de disponibilidad… un post sobre el turismo de cruceros.. me da que es como viajar a ninguna parte… si??

  4. […] Lugares como Costa Rica, La Habana, los espacios polares, las ciudades Patrimonio de la Humanidad o los nuevos espacios temáticos ganan reputación y demanda. ¿Por qué no demostrar tu talento en los nuevos mediterráneos?. El […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: