Viajar en tren


Mármol, caoba, cristal de murano, plata, bordados, lacados chinos… lucen en los elegantísimos vagones de los grandes trenes de lujo del mundo. Trenes que han sido recuperados de su época dorada.

Inaugurados a finales del siglo XIX, vivieron su período de glamour entre los años 20 y 30 del siglo XX, cuando reyes, multimillonarios, vividores, excéntricos y pudientes varios se servían de estos trenes con pedigrí para exhibir sus grandezas. Inspiraron a la literatura y al cine; y, como no, el turismo postmoderno se ha sabido servir de ellos después de unos años en el olvido.

El más famoso de estos cruceros sobre raíles es el Venice-Simplon-Orient-Express, conocido coloquialmente como el Orient Express o el rey de reyes. Su hoja de ruta completa comprende un recorrido de seis días entre París y Estambul, sin embargo siempre hay la posibilidad de optar por trayectos de dos o tres días. No menos lujoso es el Palace on Wheels, el gran tren del Rajastán. Un paseo al corazón de la India de los Maharajás. También exclusivo es el Royal Scotsman, con un máximo de 36 pasajeros en cada viaje, descubre los increíbles paisajes de Escocia. El Rockies Rail Experience, construido entre 1917 y 1931 para acoger personajes tan conocidos como Winston Churchill o la reina Isabel de Inglaterra, hace su recorrido entre Vancouver y Calgary. El Transiberiano Express ofrece un viaje todo lujo entre San Petersburgo, Vladivostok y Moscú. El camino de la seda se puede realizar con el Shangri-La Express. También en territorio español circulan algunos de estos trenes. Entre los más prestigiados están el Transcantábrico, que ofrece un viaje por el norte peninsular, y el AlAndalus Expreso, un crucero por los grandes tesoros de Andalucía.

Cuentan con servicios de gran calidad: cabinas lujosamente decoradas, baños con todo tipo de comodidades,  climatización y calefacción regulada individualmente, servicio de atención 24/24, asistentes personales, menús que combinan ingeniosamente la alta cocina internacional con las gastronomías locales, vinos de gran calidad que acompañan las comidas, confortables salones donde deleitarse con alguna actuación musical… Desde luego no es un viaje más, y los 6000 euros que cuesta la clásica ruta del Orient Express desde París hasta Estambul, apunta que no todos los humanos vamos a gozar de un privilegio similar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: