El pueblo en el que nunca pasa nada


“Aquí el tiempo no pasa ni adelantando la hora”. “Aquí hasta las películas de acción se las toman con calma“. “Son las 11 de la mañana, la hora punta, la hora de comprar el pan“. Éstas son algunas de las expresiones que surgen del particular guía virtual de Miravete de la Sierra, el señor Cristóbal. Hasta hace unos días, Miravete de la Sierra era un lugar escondido en el Maestrazgo casi despoblado. Pero la campaña de promoción de Shackelton, una de las agencias de publicidad más imaginativas del panorama internacional, ha situado a Miravete en el mapa y la ha convertido en el pueblo en el que nunca pasa nada.

El principal acierto de la campaña es la alquimia entre la autenticidad y la ficción, ayudados de un excelente soporte técnico. En algunos momentos creemos estar en el making off de un destino de slow tourism; en otros momentos, percibimos la parodia como en el anuncio mítico de la Fabada Asturiana. La web permite realizar una extraordinaria visita guiada virtual, participar en la restauración de la iglesia parroquial (con la compra de una teja virtual por un precio módico), reservar una habitación en una casa rural o inscribirse en el I Open Internacional de Ordeño de Cabras. Aunque la campaña también se basa en cuatro spots televisivos, el principal motor es el efecto vírico de la página web, de la que se han hecho eco las televisiones, los periódicos digitales y, por supuesto, las redes sociales como Menéame.

Dicen los creadores de la campaña que la acción altruista es un experimento comercial. Desean comprobar hasta qué punto se puede rescatar del anonimato una localidad invisible y situarla en los circuitos turísticos. Estaremos atentos al experimento, aunque en este caso se juega con ventaja: la localidad se ajusta al cánon estético de los pueblos de interior y, de hecho, fue declarado Conjunto Histórico en 2007. Es la pregunta habitual: ¿Puede el márqueting por sí solo convertir un lugar anónimo en un destino turístico?. ¿Incluso si no posee ningún atractivo?. No sé ustedes pero yo en enero revisaré las estadísticas de frecuentación del Maestrazgo para calibrar el “efecto Miravete”. Y compren una teja, que es por una buena causa.

2 comentarios

  1. Me parece muy hermoSo ese lugar sin nada de problemas y preocupaciones como en la ciudad! La verdad me encantaría vivir ahí y si dentro de unos 10 años sigue así como ya sería mayor de edad me gustaría visitar y hasta ver si pudiera quedarme allí a vivir x un tiempo!

  2. Ayer se desveló que toda esta historia era una campaña de la agencia Shacketon, encargada por Conect (consejo de canales temáticos), para demostrar la eficacia de los canales temáticos. Lo explico con más detalle en Interactiva Digital: http://www.interactivadigital.com/interactiva/noticias/23/90/1583
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: