Expo 2008


Una de las apuestas más imprevisibles del turismo contemporáneo son los grandes eventos. La diferencia entre el fracaso y el éxito es muy sutil y depende de la combinación de muchos factores. Zaragoza ha apostado fuerte en el proyecto de la Exposición Internacional dedicada al agua. Un proyecto cultural, urbanístico, recreativo, pero sobre todo turístico.

La Expo de Zaragoza no es, en sentido estricto, una exposición universal como la de Sevilla 92 o como la de Aichi 2005 que tuve la oportunidad de visitar. Estas últimas son exposiciones registradas, mientras que Zaragoza organiza una exposición reconocida. Comercialmente, Sevilla pudo usar el adjetivo “universal”, mientras que Zaragoza debe conformarse con un comedido “internacional”. Pero las diferencias no son sólo nominales. Las grandes exposiciones aprobadas por la Oficina Internacional de Exposiciones (la BIE) pueden durar hasta seis meses y ocupan una superficie de 75 Has. La Exposición de Zaragoza sólo puede abarcar 25 hectáreas y tiene una duración de tres meses.

El producto

La clave esencial de un gran evento es el diseño del producto. La experiencia del Fòrum de Barcelona demuestra que un buen producto no es sólo la suma de buenas iniciativas, sino que se precisa de un concepto integrador claro. Zaragoza apuesta por el agua, mucho más concreto que el impreciso cultura de Barcelona.

La exposición ha acertado en el diseño urbanístico y arquitectónico. Todo recinto precisa de nodos que actúen como puntos de referencia y en la Expo de Zaragoza se acumulan las buenas iniciativas. Excelente la propuesta de la arquitecta de moda, Zaha Hadid, autora del espléndido Pabellón Puente. Es un acierto igualmente el Palacio de Congresos de Sobejano y Nieto o los pabellones de Aragón y España, de Patxi Mangado. Es muy notable el diseño escénico, que juega con el concepto de terrazas, aunque abusa de la línea curva en todo el complejo. Quizás el error más visible sea la Torre del Agua, una estructura muy deslucida cuando no se combina con luz y agua.

Más allá del continente, el contenido presenta la dispersión propia de una exposición. ¿Cómo sorprender en la era de Internet, del ocio universal y de MTV?. En este caso, se ha innovado poco en las formas: conciertos, exposiciones, actuaciones y debates. Apunta maneras El hombre vertiente de Pichón Baldinu, la casa sostenible de Oikus y el Acuario Fluvial de Planchuelos. Previsible el Icerberg de Calixto Bieito, ramplona la propuesta de conciertos (que parece el programa de festivales de la Costa Brava) y sugerente la Tribuna del Agua. Hay algunos intentos por crear una Expo más segmentada (como los espacios específicos) y más participativa (el Pabellón de las iniciativas ciudadanas). En suma, un diseño de producto bastante convencional, aunque muy compacto gracias a la claridad temática del agua.

Los números

Lo peor de fijar un umbral muy ambicioso es que traza la frontera entre el éxito y el fracaso. Los siete millones de visitantes que intuyó la Mesa del Turismo supondrían unos 70.000 visitantes diarios. Demasiados. En los dos primeros días (a pesar del efecto inauguración) “sólo” se alcazaron los 75.000. Es probable que la cifra deba rebajarse hasta los 4 o 4,5 millones, un volumen muy respetable.

Las entradas no son económicas: 35 euros por persona. Hace semanas que se han agotado los cotizados pases de temporada. La organización podrá recaudar al entorno de 120 millones de euros en entradas, que se suman a los 120 millones en patrocinio y unos 20 millones en concesiones. Las previsiones de gasto por visitante se mueven sobre los 110 euros por visitante y día, que yo considero a todas luces excesivo. ¿Cómo se amortizan los 700 millones que cuesta la inversión?. En buena medida, gracias al rendimiento del espacio post-evento, uno de los ámbitos mejor gestionados por la organización (a diferencia de Sevilla). Ya se trabaja en el diseño del espacio logístico post-evento. Aunque el gran parque urbano a orillas del Ebro y el impacto del evento en la imagen de la ciudad son dos buenos argumentos a favor de la exposición.

Una respuesta

  1. […] Turistas en la Expo de Zaragoza. Verdades y mentirasclan-destinos.com/2008/06/16/expo-2008/ por elhombredeltrajegris hace pocos segundos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: