Turismofobia


En los últimos años, estamos asistiendo a un lento descrédito del turismo. La turismofobia se ha extendido por todos los ámbitos, de Barcelona a Mallorca, de Venecia a Malta. Y el peor efecto de la turismofobia es que crea una línea imaginaria entre proturismo y antiturismo. Con el fin de estimular el debate y de cuestionar algunas de las afirmaciones que circulan de blog en blog, proponemos nuestro particular decálogo:

  • El turismo ni es bueno ni es malo. Depende.
  • La gestión pública del turismo puede corregir los errores o los puede amplificar. En todo caso, si bien es cierto que la gestión pública no garantiza un “buen turismo”, la no gestión pública asegura un “mal turismo”.
  • El derecho al turismo debe ser un derecho universal. No una obligación, por supuesto.
  • Todas las personas que se desplazan por motivos de ocio son turistas. Los viajeros, los exploradores, los trotamundos o los alternativos son tan turistas como la familia Ulises en Benidorm.
  • Ninguna forma turística es a priori menos nociva que otra. Hay formas de turismo rural, urbano, natural o etnológico que hacen más estragos que el turismo litoral bien gestionado. Las laderas del Everest están saturadas de desechos y las playas de la Melanesia reciben los despojos de los yates de lujo.
  • El sector económico del turismo tiene la misma dignidad que la alta costura o la industria aeronáutica. Es cierto que hay chiringuitos infectos, pero España posee 20 cadenas hoteleras entre las 100 primeras del mundo y es líder en MICE, márqueting turístico, restauración o en gestión de megaeventos.
  • La mayoría de la gente detesta a los turistas, pero no renuncia a ser un turista. Cuando visita un parque natural y se encuentra con varias docenas de visitantes se pregunta “¿Y qué hacen éstos aquí?”, pero no es capaz de responder: “Pues lo mismo que tú”
  • Es cierto que los espacios turísticos pueden ser burbujas aisladas de la identidad del lugar. Pero ha llegado el momento de debatir sobre qué es identidad, como se relaciona esa identidad con el turismo y por qué no se considera que el turismo también es identidad.
  • El turismo no es construcción. El 94% de la oferta de la Comunidad Valenciana no son ni hoteles ni cámpings. Si cartografiamos la incidencia espacial de los hoteles en la costa mediterránea, con la excepción de las Baleares, el impacto es ínfimo.
  • No hay plan de pueblo, comarca o región (incluso de un continente), que no apueste por la vía turística como la estrategia preferente de futuro. Aunque en el contexto contemporáneo, es cierto cualquier lugar puede ser turístico, eso no quiere decir que todos los lugares serán turísticos. La vía turística no es obligatoria y, en muchos casos, es rotundamente desaconsejable.

6 comentarios

  1. […] ¿El turismo es bueno o es malo?clan-destinos.com/2008/03/20/turismofobia/ por elhombredeltrajegris hace pocos segundos […]

  2. Un decálogo muy sabio, pero el más sabio de todos los pensamientos es el último. Que rule, que rule…

  3. Totalmente de acuerdo en todo. Alguien tenía que decirlo y tienes las cosas muy claras.

    Hay por ahí quien gusta de criminalizar al turismo acusándolo de muchos males, como si fuera a acabar con el planeta.

    Vivo en una zona donde sí nos gustan los turistas aunque ello implique incomodidades.

    Lo que más gracia me hace son los comentarios sobre masificación. Si no te gusta que haya mucha gente en un sitio, no vayas a él ni pretendas estar precisamente tú solo allí porque los demás tienen el mismo derecho.

    Y a los hipercríticos del “sol y playa” les recomendaría residir en un país oscuro, frío y lluvioso durante once meses y medio a ver qué les apetece hacer en vacaciones.

  4. El turismo en realidad es bueno y es malo, desde el Valle del Pirineo donde yo vivo lo vemos así.

    Bueno, porque ayuda al desarrollo econòmico de nuestro municipio, o mejor dicho es nuestro desarrollo economico, gracias al turismo mantenemos en condiciones óptimas nuestros monumentos, y nuestras zonas protegidas, aunque siempre hay quien lo duda.

    Malo, porque el aumento de turismo ha modificado nuestra forma de vida. Suerte que nos hemos adaptado y no hemos perdido nuestra identidad.

    Para mi siempre pesa mas en la balanza el bueno, si la gestion publica local es consciente de ello.

    Tambien es cierto que cada vez más, se acerca gente a nuestra oficina de turismo buscando un restaurante, un paraje, un itinerario… donde no haya turístas ¿estaran practicando antiturismo quizas?

  5. […] With the purpose of stimulating the debate and of [… This article was originally posted on Clan-Destinos English Feed.You can read and comment on the original article […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: