Viajes y salud


El incremento de viajes a zonas recónditas del mundo ha comportado un aumento considerable de las posibilidades de contraer alguna enfermedad de las denominadas tropicales asociadas a los cambios climáticos, alimenticios e higiénicos que padecen los viajeros. El riesgo varía según el país, la zona visitada, la época del año, la duración de la estancia y el tipo de viaje. Desde las comunes diarreas, gastroenteritis y estreñimientos, hasta la meningitis, la fiebre tifoidea, las hepatitis A y B, la fiebre amarilla, el dengue o la malaria, el abanico de posibilidades es amplio y variado.

La mayoría de enfermedades se pueden prevenir con vacunas, algunas incluso son obligatorias en determinados países (como el caso de la vacuna contra la fiebre amarilla). Sin embargo, enfermedades como el paludismo, que se contrae por la picadura de mosquito, no tiene vacuna preventiva con lo que las unidades de enfermedades tropicales de los centros sanitarios recomiendan diversas profilaxis. Para cualquier tipo de asesoramiento se puede acudir a los centros de vacunación internacional.

La OMS y la OMT previenen la propagación de algunas de estas enfermedades y, por ello, recomiendan a los viajeros internacionales algunas medidas a tener en cuenta. Aquí van algunas sugerencias:

  1. Antes de viajar se aconseja informarnos correctamente de la situación sanitaria y endémica del destino, y tomar las medidas necesarias (vacunas, medicamentos, repelentes, insecticidas, protectores solares, etc.).

  2. Durante el viaje se deben evitar las picaduras de mosquito y otros animales, por lo que se recomienda, a parte de usar repelentes, vestir ropa clara y de manga larga (especialmente al atardecer y de madrugada). También es aconsejable usar calzado cerrado.

  3. Se debe hacer especial atención con los alimentos crudos, la fruta que no se pela, la leche, la pastelería y los helados.

  4. Mucho cuidado con el agua ya que se trata de un importante transmisor de enfermedades. El agua para el consumo debe de estar embotellada. También, vigilar con los baños en aguas dulces y estancadas, ya que pueden transmitir enfermedades parasitarias.

  5. No menos importante es protegernos del sol. Para ello es conveniente utilizar cremas protectoras, gorras y gafas de sol.

  6. Finalmente, no debemos olvidar continuar la profilaxias recomendada después del viaje, ya que muchas enfermedades no se manifiestan hasta meses después del retorno.

Para poder conocer la situación sanitaria mundial, el Ministerio de Sanidad y Consumo nos facilita todo tipo de información a través de su página web.

Una respuesta

  1. Gracias por la información, me será muy útil ya que el próximo verano me voy de vacaciones a kenia y no sabía dónde podrían informarme sobre las condiciones sanitarias del país. Muchas felicidades por vuestro blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: