Las mejores fotografías de viajes

La 24 edición del prestigioso concurso anual de fotografía, de la revista National Geographic Traveler, tuvo lugar el pasado mes de agosto con la comunicación oficial de los galardonados 2012. El jurado tuvo que decidir entre más de 12.000 imágenes de 6.615 fotógrafos-viajeros de 152 países de todo el mundo. Los expertos valoraron la calidad fotográfica de los trabajos presentados, así como su creatividad.

Entre las fotografías que han optado a algún premio hay imágenes tan espectaculares como el gran árbol de arce japonés del Jardín Japonés de Portland, la de un surfista sumergido tomando una ola en un arrecife de las islas Fidji, o la de una aurora boreal en Noruega.

Entre los premios meritorios, cabe destacar la fotografía de Ken Thorne “Perdidos en el tiempo”. La imagen refleja un antiguo bosque de baobabs, algunos con más de mil años de antigüedad. Es un lugar espiritual, sagrado para el pueblo malgache, casi mágico, cerca de la ciudad de Morondava, en la costa oeste de Madagascar. La figura de un niño provista de una alfombra que cubre su cuerpo y una figura desdibujada a lo lejos, aparecen  entre estos gigantes sagrados, talmente como perdidos en el tiempo.

La fotografía ganadora, “Mariposa” del fotógrafo Cedric Houin, fue tirada en  las remotas tierras Kirguises de Afganistán.  La imagen refleja el interior de la yurta de una família nómada. El contenido de la foto es impactante porque el fotógrafo muestra en esta imagen (donde predomina el color rojo) formas ancestrales de vida, con toques de modernidad.

Por cierto, la ganadora será incluida en la edición de diciembre 2012/ enero 2013 de la revista National Geographic Traveler.

Barcelona World III

¿Cuántas veces hemos oído aquello de “La ciudad se ha convertido en un parque temático”?. En un mundo en el que todas las palabras se devalúan y se confunden, temático es un comodín que sirve para describir cosas tan diversas como una rambla llena de turistasuna calle ambientada o una habitación de hotel con un póster de cine. De hecho, el diccionario no reconoce la acepción de tema o temático en el sentido portaventuriano.

¿Qué (caray) es un tema?

Salvador Anton nos recuerda que un tema “es un argumento que da contenido, estructura y dota de significado a todos los elementos de un producto o de un espacio”. Un tema es, por tanto, la espacialización de una fantasía, socialmente construida. Cuando yo transito por un nudo temático, todos los elementos del espacio (los edificios, el mobiliario urbano, la oferta de servicios, los propios trabajadores) colaboran para crear una ficción, de modo que pasear por Far West de Port Aventura sea como pasear por Far West.

Estos espacios temáticos deben tener una apariencia integral similar al código simbólico que lo identifica. Un espacio pirata tematizado debe reproducir los elementos que el imaginario colectivo asigna a los piratas, y los barcos deben llevar la bandera con calavera, aunque los historiadores nieguen la veracidad de este mito. Al mismo tiempo, sin embargo, los espacios temáticos deben hacer explícita su inautenticidad. Hay un juego entre visitantes y gestores, en el que ambas partes asumen el carácter teatral de la experiencia y nadie se escandaliza porque los piratas sean en realidad actores disfrazados con barba de pega. Un espacio temático es un espacio hiperreal, en el que el pastiche, el simulacro, es explícito.

Parques temáticos

Anton ha identificado con paciencia los orígenes de los parques temáticos modernos, a partir de los jardines europeos, las exposiciones universales, los parques de atracciones y el lenguaje del cine. Los años 40, antes de la aparición de Disneyland, nacen los primeros parques ambientados en los cuentos infantiles y Santa Claus. Pero es el recinto dedicado a los personajes de Disney lo que abre las puertas a una nueva categoría espacial: los parques temáticos. El parque crea un mundo alternativo, fragmentado en ámbitos temáticos, que explican un relato a medida que se transita por ellos. Es un como libro, una historia, que es descifrada cuando la recorremos. Y, naturalmente, el parque se organiza a partir de los espectáculos y de las atracciones.

La onda expansiva de los parques ha llegado a todo el planeta. Desde su espacio original, Estados Unidos, los parques han ocupado la costa asiática del Pacífico y, en menor medida, el continente europeo. El Top Ten de los parques (IAAP) está presidido por Disneyworld y Disneyland, con más de 15 millones de visitantes, seguido de Tokyo Disney y Tokyo DisneySea, más Disneyland París y Epcot, también en Disneyworld. Sólo seis parques en el mundo superan los 10 millones de visitantes. En 2011, Port Aventura no se encuentra entre los 25 primeros parques del mundo y en Europa, lo superan los dos Disney de París, Europa Park, Efteling y Tivoli. A pesar del evidente impacto del parque en el modelo turístico de la Costa Dorada, el parque es un buen parque en una constelación de parques europeos.

Espacios temáticos

Mientras los parques ocupan nuevos espacios en el Sur de América y especialmente en el litoral asiático, tiene lugar un proceso muy relevante, que es la extensión del modelo más allá de los límites de los parques. Nacen espacios temáticos, que son temáticos, pero que no son parques. Y estos nuevos experimentos geográficos son el resultado de tres procesos muy diferentes.

Los primeros espacios temáticos nacen cerca de los parques, como una especie de extensión recreativa de los recintos. Para que me entiendan, una especie de aftersky. Por ejemplo, en el Universal de Los Ángeles se puede encontrar el CityWalk , que es un corredor comercial, recreativo e incluso, de negocios, junto al gran parque temático. También en Disneyland París podemos encontrar el Disney Village, que es en recinto abierto con cines, espacios comerciales, restaurantes, especialmente pensados ​​para los visitantes alojados en los hoteles del complejo.Estos entornos adosados ​​a los parques mantienen su coherencia temática y perlloguen la experiencia más allá del horario del parque. Pero a diferencia de los parques, no tienen atracciones (ni espectáculos), el acceso es gratuito y la oferta es mucho más difundida: comercial, gastronómica, lúdica …

Estos complejos temáticos han alcanzado una autonomía propia y se pueden localizar en espacios sin la vecindad de un parque. En Macao, el Fisherman ‘s Wharf es un inmenso escenario que reproduce geografías del mundo (de la Roma Imperial en las calles de Amsterdam), en el que podemos encontrar sobre todo tiendas, pero también restaurantes, hoteles, algunas atracciones (pocas) y, naturalmente, casinos. Yo diría que si quieren tener una imagen aproximada del modelo de Barcelona World, deben consultar la web del parque y sobre todo les recomiendo que hagan un vuelo virtual con Google Earth. Una parte de mi tesis doctoral estaba dedicada al West Edmonton Mall , un centro comercial que acoge hoteles, viajes submarinos, calles temáticos, parques acuáticos, parques de atracciones y, naturalmente, cientos de tiendas y grandes almacenes. El Wem es, al mismo tiempo, un espacio temático y un shopping mall.

Y, finalmente, los espacios temáticos han penetrado en geografías ya existentes y las han reformado, creando una nueva lógica temática. Por ejemplo, la fábrica original de Kellogg’s es un espacio industrial reconvertido en un espacio temático (no en un parque), en el que todos los elementos del espacio se organizan en torno del elemento temático de la historia de la marca de cereales. Muchas industrias han tematizado, como el complejo de Playmobil situado en la isla de Malta, donde los visitantes pueden transitar por un universo de clicks a escala 1:1, aparte de ver la producción de los muñecos. Puy de Fou es un recinto histórico con elementos “auténticos”, sobre el que se ha superpuesto una matriz temática, que lo ha reconvertido en un centro turístico que sigue la lógica de los primeros parques. Los espacios temáticos son, por tanto, espacios que han recogido la lógica espacial del tema. Existe un hilo narrativo (declinado o no en subtemas), que impregna todos los elementos del recorrido y que permite vivir la sensación de estar en un espacio donde la ficción se ha convertido en realidad, una realidad ficta. No son, sin embargo, parques. Así que no estructuran la visita a partir de la combinación de atracciones y espectáculos, sino que crean una atmósfera que permite añadir valor a servicios tradicionales: un hotel, un casino, una fábrica o un centro comercial.

El espacio de BW

Sabemos muy poco de Barcelona World. Sabemos que será un espacio abierto (sin entrada), organizado en seis ámbitos temáticos, que acogerá una oferta difundida de servicios. Parte del modelo de espacios temáticos de vecindad, que tienen Disneyland París o Universal LA, que intentan prolongar la experiencia del visitante más allá del horario del parque. Sin embargo, las dimensiones del complejo sobrepasan la función meramente complementaria del parque e integra elementos que tienen per se, capacidad de atracción. La lógica del proyecto gravitará sobre tres grandes líneas básicas, si bien es todavía un diseño en construcción, sometido a las exigencias de los futuros inversores.

La primera línea será, lógicamente, la comercial. Pensemos, por ejemplo, que La Roca Village recibe unos tres millones de visitantes anuales, de los cuales un 40% aproximadamente son turistas. Lisboa o Singapur disponen de corredores comerciales, con una capacidad de atracción turística muy notable. Pero seguramente lo más parecido a la idea que tienen los promotores del proyecto es el Macao Fisherman ‘s Wharf, que he mencionado antes. La segunda línea, igualmente muy relevante, será la de los casinos. Los casinos hotel, siguiendo el referente de Las Vegas, son atractores turísticos y también generan una oferta de espectáculos muy atractiva. Me podría jugar un guisante a que detrás de la operación, está CIRSA , el gigante del juego del Vallés, que gestiona 118 casinos, y que ha iniciado una estrategia internacional de creación de complejos siguiendo el modelo de Las Vegas, aunque con proyectos más modestos. El tercer eje será, tal y como anunciaba el Consejero, los MICE, es decir, congresos, seminarios o ferias. Esta iniciativa se lleva a cabo tanto desde los mismos hoteles del complejo, como desde la probable construcción de un centro de convenciones.

Barcelona World será un gran espacio temático, organizado en áreas (no necesariamente las seis que se han anunciado) que acogerán actividades recreativas y de servicio. Tendrá, lógicamente, los estándar de calidad de los espacios temáticos e intentará generar sinergias con el parque. En el último post, intentaremos dibujar la geografía de los espacios temáticos que venden y evaluaremos la competitividad del complejo. Mientras tanto, espero como siempre sus comentarios.

Barcelona World II

Lo más importante de un discurso político es siempre lo que no se dice. Hay una diferencia esencial entre las noticias de los medios sobre Barcelona World y el comunicado del Gobierno, una palabra que nos ayuda a entender el proyecto con otra perspectiva. Aquí tienen, por ejemplo, la noticia explicada a TV3 y dentro de un periódico imparcial, como La Vanguardia , y aquí tienen la nota de prensa del Gobierno . Tic, tac. Mientras intentan encontrar la palabra oculta, haremos una travesía en el tiempo.

Modelos de parque

Estamos a principios de los años 90 y Disney decide finalmente apostar por el continente europeo. Como saben, el imperio del ratón dudó entre Cataluña y París. No era sólo una elección geográfica, sino esencialmente una elección entre dos modelos: un parque de ocio metropolitano o una concentración turística. El primer parque Disney de Anaheim es, esencialmente, un espacio de ocio de proximidad al servicio de los habitantes de su área de influencia, que es California. Lo mismo ocurre con TokyoDisney, que funciona porque está situado en un área metropolitana con una masa crítica suficiente. Por el contrario, DisneyWorld es una pieza clave de un conjunto de parques, situados en Orlando, que no viven del mercado de proximidad, sino de los flujos turísticos. Simplificando, cuando Disney debe elegir entre París y Cataluña está eligiendo entre un Disneyland o un Disneyworld europeos.

Ya conocemos la historia: Disney opta por París, que tiene varias decenas de millones de visitantes potenciales en una isocrona de tres horas. Pero la experiencia acumulad, permite al Gobierno catalán atraer la inversión del operador estadounidense Anheuser Busch y abrir las puertas de Port Aventura.Por tanto, el parque es el Plan B del proyecto Disney de un complejo turístico, capaz de atraer millones de visitantes por la concentración de varios parques. Por ello, la compleja operación urbanística aísla más de 800 hectáreas, cuando en realidad la extensión del parque inicial apenas supera las 300. Hay una reserva de suelo amplia, que tiene el objetivo explícito de alojar dos nuevos parques temáticos y crear una versión europea del modelo de Orlando.

En realidad, Disneyland París fue algo más que un modelo de ocio metropolitano.Como explica muy bien el profesor Anton, el parque situado lejos de París, en Marne-la-Vallée, crea una nueva centralidad que atrae actividades económicas que no son estrictamente turísticas. Cerca del parque se sitúa el gran complejo comercial Val d’Europe, centros residenciales, un parque tecnológico o un centro universitario. Es una curiosa paradoja: Si el primer parque Disney es un centro de ocio atraído por la densidad urbana, el parque de París crea nuevos centros urbanos (residenciales, productivos) atraídos por la densidad de ocio.

El proyecto del segundo parque

Después de este largo periplo, podemos recuperar el interrogante inicial. ¿Cuál es la palabra que emplean todos los medios y que el Gobierno evita pronunciar?. Efectivamente, la palabra es parque. Barcelona World no son seis parques temáticos. Sería absurdo pensar que se puede meter seis parques en el mismo espacio que ocupa Port Aventura, por lo que en realidad son seis áreas temáticas, y no seis parques. Pero Barcelona World tampoco es un parque con seis áreas, porque simplemente no es parque.

Un parque de atracciones es un espacio temático que tiene varias características, pero la más importante es que concentra atracciones y espectáculos. Sin atracciones, no hay parque. Los parques tienen también un modelo gestión centralizado, una narración secuenciada, una estructura declinada en temas y un sistema único de entrada POP (pay one price). La nota del Gobierno dice textualmente “complejos turísticos” y no parques, que estarán formado por“hoteles, shopping centers, teatros, centros de convenciones, casinos y áreas con servicios y oficinas”, pero no dice que habrá atracciones. Ni seis parques, ni un parque. En realidad, es un espacio tematizado, formado por seis áreas, que acogerán diversas actividades recreativas y servicios.

El coste de oportunidad

Barcelona World es, esencialmente, la renuncia al modelo Orlando y el fin del proyecto turístico de Port Aventura, que nunca más podrá ser un modelo de concentración de ocio. Port Aventura precisaba de dos parques más para aspirar a romper el techo de cristal de su capacidad de atracción. Y la reserva de suelo en el espacio adyacente tenía, desde sus orígenes, esta inequívoca función. Sin un nuevo parque, Port Aventura será siempre un espacio centrado en la captación del mercado de referencia y los turistas del litoral. Por estos últimos, el parque es una motivación secundaria, un atractivo complementario de las motivaciones básicas. Y como nos enseñan las estadísticas del Observatorio de la Costa Dorada, su incidencia es relativa.

Barcelona World es un caso de manual del concepto económico de coste de oportunidad . La suma de la necesidad de capitalización del principal accionista y la necesidad política de un plan B al fracaso de EuroVegas, han acelerado un mecanismo de aprovechamiento de un suelo estratégico, que se destinará a unos usos distintos de los que se habían previsto. La ausencia de un operador especializado en parques temáticos y el protagonismo de un inversor específicamente inmobiliario están motivadas por la naturaleza de la operación: La venta de unos terrenos atractivos, con una imagen de marca valiosa, que se destinarán a unos usos difundidos (casinos, hoteles, centros comerciales, centros de convenciones …), basados ​​en lo que hemos llamado nueva centralidad. A pesar de que parezca lo contrario, es una mala noticia para el parque y para su proyecto originario.

En el tercer episodio de esta serie, haremos un viaje por los principales espacios temáticos del planeta e intentaremos imaginar, por analogía, los posibles efectos del proyecto. Mientras tanto, les aconsejo que recojan la notable producción del profesor Anton sobre este tema y, específicamente, su magnífico libro. Y, si tienen interés, podemos abrir el debate en los comentarios.

Barcelona World I

La partida de ajedrez entre Barcelona y Madrid por EuroVegas ha terminado en tablas. Adelson se va a Madrid (parece ser) y un consorcio inversor apuesta por una alternativa, que se situará en la zona vecina a Port Aventura. De la misma manera que Port Aventura llenó el agujero negro que dejó la ubicación de Disney en París, Barcelona World es la respuesta a la decisión de ubicar el complejo de Las Vegas en Madrid. Y quizás (sólo es una hipótesis), la intuición femenina de la Presidenta de la Comunidad de Madrid ha acelerado la presentación del proyecto.

Durante las próximas semanas, les presentaremos una serie de posts con la intención de favorecer el debate sobre los efectos y las causas del proyecto temático. Nos basaremos en la bibliografía extensa sobre el tema y, especialmente, en los trabajos del mejor experto europeo en parques temáticos, el profesor de la URV  Salvador Anton. Abrimos el fuego con una reflexión sobre el modelo de innovación de Port Aventura y el papel de Barcelona World en esta estrategia.

Las versiones de Port Aventura

Los grandes parques temáticos se han convertido sight seen, es decir, espacios obligados para la visita en su ámbito de influencia. Desde sus inicios, Port Aventura se situó en el imaginario catalán y también español, como un destino en la que había que ir. También consiguió, aunque en menor medida, atraer la atención de los turistas de la Costa Dorada y del conjunto del litoral. Recordemos que sólo un tercio de los visitantes del parque son extranjeros, un porcentaje muy inferior al que previa el Master Plan del Parque. El diseño operativo del parque se basó en una rápida innovación del producto: Cuando un visitante, pasaba una jornada en el parque, cumplía con el deseo de consumo al mismo tiempo que perdía sentido la repetición.

El Parque abre en 1995 y en 1997 inaugura la gran montaña rusa de madera Stampida y la versión infantil Tomahawk. Toda su estrategia de comunicación se centró en esta nueva atracción, que justificaba el regreso de los visitantes.Podríamos decir que con Stampida, Port Aventura crea su versión 1.1. Ya saben que en 1998 fue un año decisivo, por la sustitución del operador Anheuser Busch por el Grupo Universal y, atención, una importantísima inyección de capital por parte de La Caixa, que se convierte en el socio mayoritario.

En 2000 el Parque abre el simulador Sea Odyssey, que es la versión 1.2, y en 2001, se crea una de las atracciones más notables del complejo, el Templo del Fuego, que es la versión 1.3. del Parque. ¿Ven la lógica?. La apertura de nuevas atracciones permite fidelizar clientes que ya conocen el parque, pero que tienen siempre un factor de novedad que refuerza su intención de retorno. Como los automóviles, los programas informáticos o los smartphones, el parque asumió que su estrategia de posicionamiento dependía de la capacidad de renovación del producto.

En 2002 el parque salta los límites estrictos de su ámbito geográfico y crea dos piezas muy relevantes del complejo. En primer lugar, construye dos hoteles, de manera que rompe con el proyecto inicial poco partidario de la inversión hotelera.Y en segundo lugar, crea un nuevo espacio temático, una especie de gran parque acuático tematizado. Es importante este cambio porque no supone una mejora del parque clásico, sino la creación de nuevos espacios fuera del parque, con entrada independiente. En cierto modo, en 2002 nace Port Aventura versión 2.0.

Durante toda la década, el Parque mantiene la estrategia de la introducción de nuevas atracciones, como el Hurakan Condor (2005) o el Furious Baco (2007). Son el 2.1. y el 2.2. del Parque, que mantiene su tendencia de crecimiento y roza los tres millones de visitantes anuales. Antes, Universal Studios había abandonado el proyecto, que queda en manos de La Caixa. Más tarde, se añadirá el grupo inversor italiano InvestIndustrial , un holding que controla también el parque Gardaland, además de empresas como Ducati, Recoletos (sí, el Marca) o Applus. Y en 2009 pasamos a la versión 3.0, con la estrategia de los campos de golf y el centro de convenciones. Las dos últimas operaciones han sido Sesamo Aventura (2011) y elShambhala (2012), que ha sido el eje de la estrategia de comunicación del parque esta temporada.

Barcelona World, Port Aventura 4.0

Barcelona World es el resultado de esta secuencia. Tras los complejos mecanismos de expropiación y cesión, la superficie del complejo se situó en las 833 hectáreas, de las que aunque disponibles unas 500 hectáreas. Desde su diseño inicial, el parque aspiraba a la ampliación de nuevos elementos que permitieran, entre otros objetivos, renovar el producto. Por ello, Barcelona World es, en realidad, Port Aventura 4.0. Contrariamente a las previsiones, el nuevo proyecto no es un nuevo parque temático, sino un espacio tematizado, que se aprovecha de la imagen de marca de Port Aventura y, al mismo tiempo, lo refuerza. Pero sobre la diferencia (no sólo nominal, sino también funcional) entre parque temático y espacio temático hablaremos en el segundo post.

Quisiéramos terminar con dos reflexiones sobre el modelo de crecimiento del parque. En primer lugar, la fuerte ocupación de suelo del nuevo proyecto nos ayuda a imaginar el fin física del crecimiento expansivo del parque. ¿Qué pasará cuando ya no haya espacio material para las futuras versiones de Port Aventura?. ¿Dónde haremos el Parque 6.0 o 7.0 cuando se agote la reserva de suelo prevista para la expansión del complejo?. El segundo interrogante es si Barcelona World creará las condiciones necesarias para cambiar de escala y convertir el parque en un verdadero motor turístico. En otras palabras, ¿podrá Barcelona World reconvertir el modelo Disneyland Anaheim actual en el modelo Disneyworld?.

Eurovegas vs Barcelona World

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? ¿A quién quieres más, a mamá o a papá? ¿Qué es mejor Eurovegas o Barcelona World?

Eurovegas

Archiconocido MACRO proyecto impulsado por el magnate Adelson. Como es sabido, este proyecto ha sido la auténtica ‘canción del verano’: que si se construye en Madrid o en Barcelona, que si habrá que cambiar las leyes sobre el juego y el tabaco, que si habrá ‘juego sucio’ entorno al projecto, etc. Si nos fijamos en las cifras prometidas, es normal que haya tanta polémica, con defensores y detractores por igual: 6 casinos, más de 30.000 habitaciones de hotel, de 50.000 de restaurantes, comercios, teatros, salas de conciertos y campos de golf, todo ello con una inversión superior a los 15.000 millones de Euros.

Barcelona World

El caso es que dos días antes que se hiciera oficial que el empresario americano se declinaba por la opción de Madrid, el gobierno catalán se avanzó presentando Barcelona World, que resumido en cifras sería algo así: 6 parques temáticos inspirados en Europa, EE.UU. Rusia, China, Brasil e India, 12.000 habitaciones hoteles temáticos, tiendas, teatros, centros de convenciones, casinos, oficinas y servicios. Todo ello, al lado de Port Aventura, con el objetivo de llegar a los 10 millones de visitantes al año. La inversión se cifra entorno a los 5.000 millones de Euros.

La cuestión

Piensen un poco en la pregunta, y digan qué prefieren: ¿hoteles y casinos, o casinos y hoteles? A mi humilde entender, más o menos, esa es la diferencia que hay entre los dos macro proyectos turísticos más famosos de las últimas semanas en España. Habrá que ver cómo se concretan ambos proyectos, puesto que aún faltan muchos detalles. Y en cualquier caso, hasta que los dos compejos empiezen a funcionar no se podrá emitir ningún veredicto al respecto. De momento, eso si, nos han mantenido bien ‘divertidos’ con semejante canción del verano. Por favor, que vuelva King Africa.

Turismo(s) [para] diferente(s) en Barcelona

Como casi cada verano, aprovechamos el calor para escribir algún post un poquito más ‘fresco’ y menos serio… si es que somos realmente serios alguna vez en Clan-destinos!

Hace un tiempo la Doctora Livingstone nos sorprendía con  la última ‘innovación‘ en turismo: ¿Se aburre su peluche en verano? ¿No sabe qué hacer con él ni tiene con quién colocarlo durante los fogosos meses estivales?  Pues muy sencillo: ¡mándelo a hacer turismo! Esta empresa de Barcelona empezó el año pasado a ofrecer excursiones para que peluches de todo el mundo puedan conocer todos los rincones de la ciudad de Barcelona.

No se trata de la única excentricidad que surge como resultado de unir los conceptos ‘turismo’ y ‘Barcelona’.  Efectivamente, no se vayan todavía porque ¡aún hay más!

Por ejemplo, existe un producto del que ya nos hicimos eco en clan-destinos, consistente en convertir los cementerios en lugares ideales para hacer visitas turísticas guiadas, poniendo el énfasis en aspectos artísticos, históricos, etc. Como no, Barcelona se apuntó también a esta moda.

Barcelona rebelde es otra iniciativa peculiar, que tiene como objetivo ofrecer visitas guiadas temáticas a la ciudad, todas ellas entorno a hechos históricos relevantes de los siglos XIX y XX, y donde la principal protagonista es siempre la clase obrera. Barcelona oculta es otro ejemplo de mirada diferente y tematizada a la ciudad.

Rutas literarias o rutas cinematográficas. Rutas en segway, en triciclos, o Vespa&Tapas, todo vale. Y si uno no sabe dónde alojarse, además de los hoteles de la ciudad, puede escoger también entre otras opciones más originales.

En definitiva, en la red se pueden encontrar muchos blogs y webs que hacen sus propias propuestas para conocer la ciudad y sus alrededores, de día y de noche, a pie o en vehículo, solos o acompañados, etc. Sólo es cuestión de escoger el que se acerque más a nuestros intereses.

Ah! Y por último, sea cual sea nuestra elección, por supuesto vamos a disponer de un inmenso elenco de posibilidades tecnológicas para enriquecer nuestra visita gracias a nuestro móvil. Como no…

Monumentos nómadas

Escondido en un jardín de la Costa Brava, hace pocos días que ha salido a la luz un impresionante claustro románico. El viaje de las ruinas da para una película: Desmontado en el período en que se impuso el revival spanish style, cambió su destino inicial californiano por un depósito madrileño hasta acabar en el corazón de la Costa Brava, donde se ha mantenido oculto durante más de cincuenta años. Los monumentos nómadas son una extraña transgresión del patrimonio porque, como hacen las fotografías, arranca la pieza de su entorno, de su contexto, y lo reubica en un sitio que no es el suyo. Sin geografía, sin lugar, los monumentos nómadas parecen inmigrantes desplazados, que añoran el espacio del que nunca debieron salir.

Hay cientos de ejemplos de monumentos viajeros. Los embalses, el abandono, el tráfico ilegal, las extravagancias de nuevo rico o los museos por llenar han favorecido esta curiosa estirpe de monumentos “fuera de”. Estos son algunos ejemplos.

La corte del faraón

Uno de los episodios más conocidos de monumento nómada es el imponente Abú Simbel. Como es sabido, el proyecto de la presa alta de Asuán condenó a varios monumentos egipcios, lo que motivó una llamada internacional. Durante varios años, se llevó a cabo una costosa operación de traslado de templos y edificios funerarios, aunque el más célebre y espectacular fue el gigantesco Abú Simbel, troceado y trasladado en inmensos bloques de piedra que son visitados por turistas somnolientos.

Pocos saben, sin embargo, que la operación internacional de rescate se saldó con un éxodo de monumentos egipcios por todo el mundo: Dendur viajó a Estados Unidos, Ellesija recabó en Italia, Taffa se instaló los Países Bajos y Debod viajó hasta el puerto de Valencia. Mientras que el resto de los templos fueron ubicados en un museo, el templo egipcio viajó hasta Madrid y se situó en un pequeño alto de la capital. Se rodeó el templo de un lago artificial y se intentó simular la orientación original, pero un a serie de medidas poco acertadas han deteriorado mucho este extraño monumento desplazado desde el desierto al centro de la Península. El resultado es un tristísimo monumento, como un pingüino en un garaje.

El claustro entre rascacielos

Mientras William Randolph construía su palacio excesivo con pedazos de monumentos españoles, en la costa oeste el millonario Rockefeller promovió la creación de un museo que albergase diversas colecciones de arte medieval. El magnate encargó la construcción de un edificio medieval, a partir de piezas extraídas de varias iglesias francesas.

En el Vall de Herault, a los pies del Camino de Santiago, la iglesia Saint Guilhem le Désert fue parcialmente desmontada y embarcada hacia Manhattan. Fueron usados también restos del claustro de Sant Miquel de Cuixà, el más grande de los Pirineos. También se utilizó el bellísimo claustro de Bonnefont-en-Comminges, restos de Trie-sur-Baïse o de Froville. Todas estas piezas fueron enviadas por barco desde Francia hasta la ciudad norteamericana. De esta forma, el edificio que hoy es gestionado por el Museo Metropolitano, es un collage de estilos y épocas provenientes de diversos puntos de Francia.

Un monasterio en 11.000 cajas

Construído en el siglo XII, el monasterio de San Bernardo es un bello ejemplo de la arquitectura monástica cistercense. Una de sus características más relevantes es que la cabecera está formada por cinco ábsides, además del imponente claustro. En los años 20, el millonario William Randolph Hearst (ya saben, el Ciudadano Kane) compró todo el conjunto y lo empaquetó en 11.000 cajas, que cruzaron el Atlántico rumbo a California.

La peripecia no acabó en el puerto. Alertados por problemas sanitarios, las autoridades portuarias ordenaron quemar la paja del cargamento. Durante el proceso, todas las piezas fueron intercambiadas, de manera que el conjunto se convirtió en un inmenso rompecabezas, un puzzle a escala 1:1. Acuciado por problemas financieros, el cargamento nunca llegará a su destino y permanecerá en un almacen durante varias décadas. Tras la muerte de Hearst, el conjunto fue adquirido por una suma discreta inicialmente con el fin de crear una atracción turística. El viaje del monasterio concluyó en Florida, donde fue adquirido por una congregación religiosa, reconstruido con más o menos fidelidad y rebautizado como St. Bernard de Clairvaux.

En el patio de mi casa

En la localidad soriana de San Esteban de Gormaz, fue construida la iglesia de San Esteban, situada en la Plaza de los Cerdos. Esta era una de las cinco iglesias de la localidad que por su localización geográfica actuó como “puerta de Castilla”. Abandonada la iglesia, el ayuntamiento inició los trámites para su demolición, a pesar de que la Academia de Historia había alertado sobre el valor del monumento, especialmente de las pinturas de la bóveda.

Y es entonces cuando se inicia una travesía casi surrealista. Llega el verano, la Academia pospone hasta octubre la deliberación y mientras tanto, el ayuntamiento procede a la demolición de la iglesia. Los restos son comprados por un traficante de arte (que había conseguido otras importantes piezas románicas) y los traslada hasta Barcelona, con el fin de embarcarlos hacia América. Antes de partir, se inicia un lento proceso judicial que acaba en favor del comprador, momento en el que se pierde la pista de las 19 toneladas de patrimonio.

Hoy sabemos que una parte de esa iglesia se halla en el patio de una finca del Passeig Maristany, en Camprodon. En efecto, un acaudalado propietario logró comprar los restos de San Esteban, junto con otras piezas románicas de origen incierto. De esta forma, el viaje de la iglesia acabó en el jardín de un particular, como un mutante con piezas de aquí y de allá añadidas a la estructura original.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 61 seguidores